Pere Navarro es, de nuevo, el Director General de Tráfico (DGT), en sustitución de Gregorio Serrano, tras ser aprobado su nombramiento en el Consejo de Ministros del pasado viernes. Navarro ya ocupó este cargo entre los años 2004 a 2012 con el gobierno zapatero, siendo conocido por ser el impulsor de la implantación del carnet por puntos, y por que con su política de seguridad vial se consiguió reducir la cifra de fallecidos por accidente de tráfico en 2011 por primera vez en 50 años por debajo de los 1.500 fallecidos al año.

Otras medidas impulsadas por Navarro que le hicieron popular, aunque no exento de polémicas, en su anterior mandato como responsable de la DGT fueron la creación de la Comisión de Seguridad Vial en el Congreso de los Diputados, la limitación a 90 kilómetros por hora en carreteras convencionales o la reducción a 110 kilómetros por hora en autopistas para "ahorrar combustible".

Nacido en Barcelona en 1952, Pere Navarro es Ingeniero industrial por la Universidad Politécnica de Barcelona. También realizó un Máster en Administración de Empresas en la Escuela de Administración de Empresas de Barcelona. En 1977 ingresó como funcionario en el Cuerpo Superior de Inspectores de Trabajo y de Seguridad Social.

Posteriormente, fue delegado de la Consejería de Trabajo de la Generalitat de Cataluña en la provincia de Girona, jefe del gabinete del Gobernador Civil de Barcelona, gobernador civil de Girona y jefe de equipo de la Inspección de Trabajo en la Ciudad Condal. Entre 1999 y 2004, Navarro trabajó en el Ayuntamiento de Barcelona como director de Transportes y Circulación y Comisionado de Movilidad. En 2004 es nombrado director general de Tráfico, puesto que ejerció durante ocho años hasta 2012. Entre 2012 y 2016 ejerció como consejero de Empleo y Seguridad Social en la Embajada de España en Marruecos.