Los palestinos de Gaza han sufrido escasez de múltiples productos en más de una década de cierres de fronteras, lista a la que ahora se han sumado los neumáticos, cuya escasez ya se está notando en la economía de la zona.

Meses de ataques en la frontera israelí encabezados por Hamas han cobrado su peaje en los negocios de automóviles de la franja aumentando el precio de los neumáticos. El problema reside en que este componente del automóvil se ha convertido en uno de los elemento favorito de los atacantes durante las hostilidades semanales: se incendian y luego se lanzan hacia las tropas israelíes a través de la frontera. En respuesta, Israel detuvo las importaciones de neumáticos para la franja, lo que ha tenido como resultado que los precios se dispararan y obliga a los automovilistas de la franja a buscar soluciones creativas para mantener sus vehículos en la carretera, según informa el medio israel.com

En los ataques fronterizos los palestinos queman neumáticos viejos, utilizando el humo negro y espeso para ocultar la visión de los francotiradores israelíes mientras arrojan rocas, bombas incendiarias y granadas hacia las fuerzas de las FDI al otro lado de la cerca que se zambulle en Gaza e Israel. Sin embargo, la prohibición de importación no ha tenido ningún efecto en los ataques, que parecen disponer de un suministro aparentemente interminable de NFUs que se descartan en talleres, garajes, campos y carreteras en todo el territorio.

Rushdi al-Khour, jefe de la asociación de comerciantes de repuestos de Gaza, que coordina las importaciones desde Israel, ha afirmado que la escasez de neumáticos ya ha causado graves pérdidas para los empresarios, que han visto como el precio de un par de neumáticos pasaba de 120 a 300 dólares (de 105 a 263 euros) desde que entró en vigencia la prohibición, una suma considerable en la franja económicamente en dificultades. Alrededor de quince distribuidores han perdido hasta 2 millones de dólares (1,7 millones de euros)hasta el momento, tanto en neumáticos que compraron a compañías israelíes como en tarifas de almacenamiento para envíos estancados en puertos israelíes, según al-Khour.

Fadi Diab, dueño de una tienda de neumáticos y taller de reparación, afirmó que pagó unos 20.000 dólares (17.544 euros) para almacenar nueve contenedores de neumáticos, que se encuentran varados en un puerto israelí. “Los precios subieron y la gente no tiene dinero”, añadió. “Las personas que vienen aquí cuando cambian los neumáticos es su última opción. Quieren usar los neumáticos el mayor tiempo posible”. Algunos empresarios lograron traer tres envíos de neumáticos de Egipto en octubre, dijo Diab. Eso trajo un alivio temporal, dijo, pero las ventas siguen siendo bajas.