Una compañía especializada en nanotecnología con sede en el Reino Unido, Dena Nano , ha ha conseguido desarrollar una tecnología que permite procesar neumáticos al final de su vida útil, convirtiéndolos en un producto de reemplazo de la madera, completamente renovable, conseguido con cero residuos y cero emisiones en todo su proceso.

Los polímeros reticulados químicamente, naturales o sintéticos, que se encuentran en los NFUs no se degradan naturalmente en el medio ambiente y requieren de un periodo muy largo, además de difundir sustancias químicas peligrosas en el entorno que pueden matar a muchos microorganismos beneficiosos.

Mediante la tecnología patentada por Dena, las nanopartículas presentes en el caucho de los neumáticos reciclados se podrían utilizan para producir tableros y materiales de construcción con propiedades similares y características mejoradas a la madera, para su uso en interiores y exteriores. Los tableros y elementos creados con esta nueva tecnología, son duraderos, se pueden olorizar, cortar y serrar como la madera natural y adaptar su forma a los requisitos de diseño de cualquier proyecto.

El producto final es a prueba de agua, insectos, resistente al fuego, a la luz ultravioleta y sustancias químicas. Además, es reutilizable, ideal para aislamiento climático, buen aislamiento acústico , perfecto para áreas húmedas, fácil de limpiar y a prueba de impactos.

Con este nuevo uso de los NUFs, TNU continúa con su campaña de información y concienciación sobre el reciclaje y tratamiento de los neumáticos usados. Bajo el título "¿Sabías qué…?" pone en conocimiento del gran público todo aquello que hay detrás del proceso de reciclado de los neumáticos fuera de uso, y como se transforman en las muy diversas aplicaciones que tienen en nuestra vida diaria.