Bridgestone Europa anima a los viajeros a preparar sus coches de cara al clima invernal y a actualizar sus habilidades de conducción bajo esas condiciones. "La conducción en invierno puede ser intimidante y peligrosa y es algo para lo que realmente necesitas estar preparado", dice Jake Rønsholt, del Departamento de Comunicación Corporativa y Marca de Bridgestone Europa. "No se trata sólo de tener el equipo adecuado; también es importante que los conductores entiendan y sepan cómo responder correctamente a los diferentes peligros del invierno. Todos tenemos la responsabilidad de asegurarnos, no sólo de preparar nuestros vehículos, sino también de prepararnos nosotros mismos".

Así Bridgestone recuerda que, con la llegada del frío, se deben sustituir sus neumáticos de verano por unos de invierno, revisar la tracción y el agarre, maximizar el agarre disponible mediante las maniobras de conducción correctas cuando se avecina una curva, frenar a una velocidad apropiada mientras se está conduciendo en línea recta en el tramo previo a una curva, evitar el control de velocidad de crucero sobre mojado, sobre hielo o sobre nieve y no conducir si el clima parece demasiado peligroso.
"Uno de los factores más importantes en la conducción, la dirección o la frenada sobre hielo o nieve son sus neumáticos", dice Rønsholt. "No implica ninguna diferencia si tiene tracción delantera, tracción a las cuatro ruedas o tracción trasera; su vehículo rendirá mejor bajo la mayoría de las condiciones de conducción si está equipado con neumáticos de invierno tanto en las ruedas delanteras, como en las traseras".
Los neumáticos de invierno están diseñados para proporcionar el máximo rendimiento con las bajas temperaturas del invierno, ya sea con hielo, nieve o escarcha. Estos neumáticos usan materiales compuestos que permanecen blandos y flexibles con temperaturas más frías y los diseños de la banda de rodadura con pequeños surcos, para añadir el "efecto filo (edge effect)" y más agarre sobre hielo y nieve.
Los test internos de Bridgestone, así como los test llevados a cabo por terceros muestran que sobre nieve, la distancia de frenada de un neumático de verano puede ser hasta tres veces mayor que la de un neumático de invierno. Pero los neumáticos de invierno no son solamente más efectivos que los neumáticos de verano con superficies congeladas; también proporcionan mayor agarre y seguridad bajo todo tipo de condiciones invernales. Esto es por lo que Bridgestone, como fabricante de neumáticos, recomienda reiteradamente cambiar los neumáticos de invierno no sólo cuando haya nieve sino cuando las condiciones climatológicas sean frías.