El Centro Técnico Europeo de Bridgestone (TCE), con sede en Roma, ha conseguido en Italia el "Premio E.ON Energía", que le distingue por su eficiencia energética durante 2012. El galardón fue recogido por Gianni Lampazzi, Director de Operaciones de Desarrollo del Neumático, el pasado 29 de noviembre en los premios "Sette Green", evento celebrado en el Museo de Diseño Triennale de Milán.

Desde 2010, en línea con la política de Bridgestone en cuanto a la mejora de la eficiencia energética para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, el Centro Técnico Europeo ha puesto en marcha un sistema de gestión energética para sus procesos de producción. Este sistema mejora la eficiencia del proceso a través de la planificación sistemática de las actividades destinadas a reducir el consumo, con el fin de lograr objetivos precisos de eficiencia energética. El sistema está actualmente certificado por el Registro de Calidad Asegurador de Lloyd, de acuerdo con la norma internacional ISO 50001:2011, y el centro es una de las primeras compañías italianas en obtener esta calificación. Para iniciar los programas de mejora, el centro llevó a cabo una auditoría sobre la eficiencia de las plantas y empezó a controlar el consumo en detalle. La mayoría de los esfuerzos se han concentrado en la reducción de consumo de electricidad y metano, sin afectar a la productividad.
La iniciativa del Centro Técnico Europeo, la piedra angular de todas las actividades de investigación realizadas por Bridgestone en Europa durante las fases de diseño de los neumáticos, de compra de materiales, de producción de prototipos y de pruebas avanzadas, está vinculada a los objetivos a largo plazo del Grupo de alcanzar un 50% en la reducción de las emisiones de CO2 para 2050. Para cumplir con esta meta, la compañía japonesa ha adaptado sus actividades de acuerdo con las previsiones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y de académicos internacionales. Bridgestone también se ha fijado dos objetivos a medio plazo: un recorte del 35% de las emisiones totales de CO2 para 2020 y una mejora del 25% en la resistencia a la rodadura de sus neumáticos.