Lluvia2012.1jpgLa climatología española es más templada, benigna, que la del resto de países continentales, especialmente los nórdicos o del Este de Europa. Esta circunstancia no favorece la venta de neumáticos específicos para condiciones invernales o de lluvia, aunque en parte del país si se cumplen esas condiciones durante los meses de más frío.

Su buen agarre en momentos de fuerte lluvia o superficie extremadamente mojada, su principal virtud, depende de la profundidad de su dibujo, nunca inferior a 1,6 mm. También es determinante la presión, debido a que si baja producirá una mayor deformación y complicará la trayectoria en curva.

De la misma forma, si la presión es más alta que la recomendada, la cubierta rebotará en exceso y se producirá una disminución de la adherencia. Sin duda, insistimos una vez más, la previsión al volante es fundamental para salvar vidas, en ocasiones más importante que el propio estado del vehículo.

Durante los momentos en que las condiciones meteorológicas no son las más adecuadas, las dificultades se multiplican y es entonces cuando sacamos el máximo provecho de los neumáticos de lluvia, que ayudan a minimizar el problema.

Seamos conscientes que, al circular con lluvia, el nivel de desgaste de los neumáticos afecta directamente el rendimiento del vehículo, alterando notablemente la seguridad que puedan brindar. A partir de unos neumáticos específicos para lluvia o preparados para este tipo de climas, logramos optimizar las prestaciones de las cubiertas y aumentar la seguridad al máximo.

Desconocimiento

Uno de los principales inconvenientes de los neumáticos de lluvia es su gran desconocimiento por parte de los usuarios, que no son plenamente conscientes de la importancia del estado y revisión de los mismos.

No en vano, el ciudadano considera que el nuestro no es un país lluvioso, pues son escasas las zonas donde más del 50 % del asfalto está mojado. Además, con una climatología tan cambiante - con años extremadamente secos -, el neumático de lluvia alberga un futuro complicado en España.

En aquellas áreas donde las temperaturas en invierno son iguales o inferiores a 7ºC, y ante la posibilidad de encontrar agua, nieve o Lluvia2012.2jpgbarro sobre el pavimento, otros segmentos (neumáticos de invierno, por ejemplo) ofrecen unas mejores prestaciones, “por lo que su uso aumenta la seguridad”, recalca Bridgestone.

Recordemos que el de lluvia es un neumático con un dibujo especial que evacua con rapidez el agua sobre suelo mojado, pero que también brinda excelentes prestaciones en seco. Los propios fabricantes, en este sentido, están proponiendo gamas con orientaciones más marcadas hacia el seco o mojado, siempre en función de su posicionamiento comercial y de su presencia o no en primeros equipos.

Más tecnológicos

La tecnología de estos neumáticos nos lleva hacia dibujos con una mayor capacidad de evacuación y menor ruido. También reducen el aquaplaning o deslizamiento del vehículo sobre calzada mojada, fenómeno producido por la enorme anchura de la cubierta, que provoca una pérdida de presión sobre el terreno.

A día de hoy son habituales los neumáticos asimétricos, que potencian un lado de la banda de rodamiento para rodaje en seco y otro para rodaje en mojado, actuando sobre la tasa de recorte de dibujo y sobre diferentes compuestos entre un lado y otro de la banda de rodamiento.

En las zonas más húmedas de nuestro país, existen clientes que piden un neumático que no sea específico de agua, sino que sea eficiente tanto para climas cálidos como húmedos. Prácticamente todos se inclinan por neumáticos versátiles, lo que provoca que los neumáticos de lluvia siguen bajando.

Muchos opinan que las prestaciones en mojado de los neumáticos de verano son más que satisfactorias, “no siendo necesaria la búsqueda de un producto específico para lluvia”.

A la bajaLluvia2012.3

La crisis no ha concluido, asegura Bridgestone, y 2.012 está siendo un curso difícil en el que la economía no volverá a la senda del crecimiento. Lo que sí es cierto, prosiguen, es que las compañías no pueden esperar a que escampe sin hacer nada: han de adaptar su estrategia a la situación actual y aprovechar las oportunidades, “que también las hay”.

“La coyuntura financiera ha afectado a este segmento, como está ocurriendo con el resto. Ha provocado una disminución de las ventas de vehículos, algo que está repercutiendo en la venta de todo tipo de neumáticos”, reconoce la firma japonesa.

Continental, a través de su marca Uniroyal, opta por no valorar la evolución de este mercado de forma individual, sino dentro del mercado general, en el que el volumen de ventas se ha visto reducido. Sin embargo, no consideran que la crisis afecta a este segmento más que a otros.

Admite que en los mercados del norte de Europa (Alemania, Reino Unido y países nórdicos) hay una mayor concienciación en los neumáticos, con una importante diferencia en cuanto a volumen de este tipo de cubiertas.