A través de un volumen de inversión de más de diez millones de euros, la empresa refuerza su posición en Europa Occidental y sigue desarrollando, al mismo tiempo, su planteamiento ContiLifeCycle. Esta planta, ubicada en Hanover-Stöcken, dará empleo a más de un centenar de personas.

“Debido a la limitación de las materias primas, nos vemos obligados a crear soluciones sostenibles en el ámbito de la producción de neumáticos y recauchutado. Ahora tenemos la capacidad de reintroducir, de manera dirigida y controlada, materias primas procedentes de neumáticos usados en el proceso de producción de neumáticos nuevo o, mejor dicho, renovados de fábrica”, expuso Andreas Esser, director de la división de Neumáticos para Vehículos Comerciales.