Dunlop tiene expuesto en su stand del Salón del Automóvil de Ginebra un Mercedes-Benz SLS AMG GT3, en colaboración con su socio técnico AMG Customer Sports.

Recordemos que el SLS AMG GT3, equipado con los neumáticos de competición Dunlop Sport Maxx, fue el vencedor en 2013 de una de las carreras más largas y duras del mundo, las 24 horas de Nürburgring, un triunfo que supuso la primera victoria de Mercedes-AMG en esta competición.

 

En este sentido, Dunlop sigue desarrollando neumáticos de carreras tanto para Mercedes-AMG como para superar los importantes retos del circuito de Nürburgring, con el objetivo de volver a ganar las 24 horas.

Dunlop colaboró en el desarrollo de las aplicaciones de carreras del Mercedes-Benz SLS AMG GT3 y fue el primer fabricante de neumáticos en convertirse en socio técnico del departamento deportivo AMG Customer Sports.

Antes de la carrera de 2013, Dunlop realizó ajustes clave para aumentar el agarre y la capacidad de frenado, siendo el extraordinario rendimiento de los neumáticos un factor clave para alcanzar el éxito en el exigente trazado de Nürburgring, asegurando así el prestigioso título de vencedor en resistencia.

El Nordschleife de Nürburgring es un circuito único, con 33 curvas a la izquierda, 40 curvas a la derecha y largas rectas de alta velocidad, con cuestas y estrechamientos. El piloto Jackie Stewart lo bautizó como el Infierno Verde, no sólo por ser uno de los circuitos más duros y exigentes del mundo (además del más largo), sino también por las muy diferentes variedades de asfalto que se encuentran a lo largo de la pista.

Desde la última victoria, Dunlop se ha embarcado en un programa de desarrollo intensivo para ir un paso más allá, tal como exige una de las pocas carreras en las que no hay un proveedor de neumáticos obligatorio como en la F1, sino que existe competencia abierta entre los fabricantes de neumáticos.

Así, Dunlop se ha centrado en mejorar la respuesta de la dirección, las prestaciones a bajas temperaturas y en aumentar aún más la durabilidad, para garantizar que el coche pueda correr durante más tiempo manteniendo el máximo rendimiento entre cada parada en boxes y la siguiente.

La combinación de una excelente distribución del peso, un centro de gravedad bajo, una tracción potente, una aerodinámica eficaz y un sistema de seguridad ejemplar caracterizan al Mercedes-Benz SLS AMG GT3.

Combina asimismo un paquete tecnológico de última generación con un bastidor de aluminio, un motor delantero central AMG V8 de 6,3 litros, una transmisión de carreras de seis velocidades y un cambio de marchas secuencial, y los neumáticos de competición Sport Maxx de Dunlop se han ajustado para amoldarse a estas características.

"AMG Customer Sports es un socio clave para Dunlop y compartimos con ellos el compromiso de ofrecer unas prestaciones y una durabilidad excepcionales. Estamos orgullosos de exponer este espectacular vehículo en Ginebra y dar a conocer nuestro trabajo en común y las ambiciones que compartimos", indicó James Bailey, Director de Comunicación y Relaciones Públicas de Dunlop Motorsport para Europa, Oriente Medio y África.