Armand Leconte es el diseñador de neumáticos de Dunlop, trabaja en el centro de desarrollo de Goodyear Dunlop en Luxemburgo y explica como es el proceso creativo de diseñar un neumático.

Después de que Armand se graduase en la escuela de diseño hace seis años, no comenzó de inmediato en el sector de la automoción. El primer trabajo que consiguió fue como diseñador de equipos de surf en Bretaña, donde pasó la mayor parte de su juventud.

Cuando pensamos en neumáticos, se suele tener la sensación de que el diseño no juega un papel particularmente importante para un producto en el que la funcionalidad y el rendimiento reciben una prioridad absoluta. Sin embargo, Armand asegura que hay más en el diseño de los neumáticos de lo que parece. "Puede sonar sorprendente, pero lo más grandioso es nuestra completa libertad. Es cierto que los neumáticos son funcionales, así que tenemos que reducir nuestras ideas bastante rápido, pero eso no significa que no podamos comenzar desde una base muy creativa. Dibujamos nuestros diseños a mano, por lo que podemos ir a niveles extremos. La única regla que tenemos es que no hay reglas, al menos no en la fase inicial. Viajamos muy lejos en nuestra imaginación, explorando lo que nos inspira y llevando esos elementos a la realidad. Podría decir que tenemos la cabeza en las nubes, pero nuestros pies en el suelo."

"Al comienzo del proceso, no nos imponemos límites en lo que respecta a la inspiración. Queremos abrirnos paso, y no podemos hacer eso cuando nos vamos por caminos ya explorados. El único hilo común que atraviesa todas nuestras fuentes de inspiración es el espíritu del extremo: la historia de Dunlop es una de empujar los límites, de buscar límites. No puedes diseñar cosas innovadoras si no haces lo mismo, y no puedes proteger un espíritu de libertad si no comienzas desde el extremo. A veces los ingenieros tiemblan si ven las locuras que se nos ocurren, pero esa es la única forma que vemos para llegar a resultados realmente innovadores. Por supuesto, en fases posteriores, cuando el diseño se basa en consideraciones de función y rendimiento, ponemos restricciones en función de la contribución de nuestros ingenieros. No siempre es fácil, y con frecuencia tenemos que esforzarnos para que nuestra voz se escuche en la fase de desarrollo del producto, pero así es como gradualmente reducimos nuestro diseño a un neumático Dunlop listo para la carretera."

"El hilo común que recorre los diseños es la vitalidad extrema y dinámica por la que Dunlop es conocido. Esa es la razón por la que mantenemos una visión tan amplia: queremos fabricar un neumático que se adapte perfectamente a un mundo dinámico y cambiante. Cada vez que ese mundo evoluciona, queremos que nuestros neumáticos evolucionen con él. Desde el extremo, desde el futuro, nos acercamos".