Tras 28 años de presencia en Venezuela, Pirelli ha abandonado el país suramericano tras vender su filial, sumándose a la lista de empresas, entras las que figura también Bridgestone, que han emprendido el éxodo ante la grave crisis económica y social que domina la realidad venezolana.

Pirelli indicó en un comunicado difundido la pasada semana en su página web que ha alcanzado un acuerdo con un consorcio de empresarios sudamericanos y la empresa Sommers International para la venta de su filial venezolana, cuyo inversión no se ha desvelado, aunque si descartó que la decisión tenga algún impacto financiero. También anncio el cese de las actividades en Venezuela, tras una histórica presencia de 28 años.

En la filial venezolana del fabricante de neumáticos trabajaban alrededor de unas 860 personas. La planta local de Pirelli, ubicada en el estado central de Carabobo, paralizó temporalmente las actividades a finales del agosto debido a la falta de materia prima. Durante este año la planta de neumáticos suspendió en al menos tres oportunidades la producción por la misma causa.