Goodyear también descubrió que los componentes de caucho hecho con aceite de soja mezclan mejor con el sílice que se utiliza en la fabricación de cubiertas. Esto supone una mejora de eficiencia para la fábrica y una reducción del consumo de energía y de la emisión de gases contaminantes.

“Goodyear tiene el compromiso de respetar el medio ambiente y las comunidades donde opera, y el uso de aceite de soja es otra manera de cumplir con este objetivo”, señala Jean-Claude Kihn, jefe técnico, que agrega: “Los consumidores se benefician del aumento de la vida útil del neumático, Goodyear logra una mayor eficiencia y ahorros de energía y todos ganamos cuando se reduce el impacto medioambiental”.