Las investigaciones y los tests realizados por Goodyear en su Centro de Innovación han mostrado que el uso de aceite de soja en los neumáticos puede, potencialmente, aumentar hasta un 10% su vida útil y reducir el uso de petróleo en su fabricación en más de 26,5 millones de litros al año.

Además, las pruebas realizadas en la fábrica de Goodyear en Lawton (Oklahoma) mostraron mejoras en la mezcla durante el proceso de fabricación. La compañía descubrió que los componentes de caucho hechos con aceite de soja mezclan mejor con el sílice que se utiliza en la fabricación de neumáticos. Esto supone una mejora de eficiencia para la fábrica y una reducción del consumo de energía y de la emisión de gases contaminantes, al reducir la cantidad de petróleo empleado en la fabricación de los neumáticos y, al mismo tiempo, alargar la vida útil del mismo.

"Goodyear tiene el compromiso de respetar el medio ambiente y las comunidades donde opera, y el uso del aceite de soja es otra manera más de cumplir con este objetivo" ha declarado Jean-Claude Kihn, jefe técnico de Goodyear. "Los consumidores se benefician del aumento de la vida útil del neumático; Goodyear consigue una mejor eficiencia y ahorros de energía y todos ganamos cuando se reduce el impacto en el medio ambiente".

Los prototipos de estos neumáticos fabricados en Lawton se probarán en los campos de prueba de Goodyear en San Angelo (Texas) en los próximos meses. En caso de que los resultados sean positivos, Goodyear confía en que los consumidores podrán comprar neumáticos fabricados con aceite de soja a partir del 2015.

El United Soybean Board (USB - Consejo de Productos de Soja) está apoyando el proyecto de Goodyear con una subvención de 500.000 dólares para los próximos dos años. Goodyear mostrará un neumático fabricado con aceite de soja el 6 y 7 de agosto en el centro de investigación de Ford Motor en Dearborn (Michigan) como parte de un evento patrocinado por USB.

El aceite de soja es solo una de las iniciativas que Goodyear está llevando a cabo actualmente para aumentar el empleo de materias primas renovables. Así, Goodyear y DuPont Industrial Biosciences trabajan juntos para desarrollar BioIsoprene, una alternativa revolucionaria y biológica al Isopreno (derivado del petróleo). El BioIsoprene puede emplearse en la fabricación de caucho sintético ??"que a su vez es una alternativa al caucho natural??"y otros elastómeros. El desarrollo del BioIsoprene ayudará a reducir la dependencia de los productos derivados del petróleo que arrastra el sector del caucho y los neumáticos.

Otro ejemplo del esfuerzo de Goodyear por minimizar el uso de energías no renovables como el combustible es su tecnología Air Maintenance Technology (AMT). AMT permitirá mantener los neumáticos inflados con una presión óptima sin necesidad de bombas externas o de la electrónica. Todos los componentes de este novedoso sistema se encuentran dentro del propio neumático. Entre sus potenciales beneficios se encuentran una reducción del consumo de combustible y de las emisiones, aumento de la vida útil del neumático y una mejora en cuanto a seguridad y rendimiento.