Durante el pasado año, los investigadores de Goodyear Tire & Rubber Company, han estado trabajando en una nueva aplicación de la Tecnología Air Maintenance (AMT) que puede ayudar a reducir el consumo de combustible y las emisiones de CO2, al tiempo que potencialmente mejora las prestaciones y elimina la necesidad de intervención externa en el inflado de la presión.


El mecanismo de la Tecnología Air Maintenance (AMT) permite a los neumáticos mantener una presión constante y óptima sin uso de bombas externas, o intervenciones electrónicas o de los conductores. Un inflado adecuado del neumático puede suponer un ahorro de combustible, prolongar la vida de la banda de rodadura y mejorar las prestaciones del neumático.
Mantener la presión adecuada del neumático es clave en el segmento de camión. Se calcula que por cada 0,5 bar (50kPa) de pérdida de presión en el neumático, hay un 1% de pérdida en km por litro. Si bien el 1% pudiera parecer insignificante, podría costar al propietario de un camión más de 735 euros en combustible. Este cálculo está hecho sobre la base de un vehículo con un consumo de combustible de 35 litros/km, que recorre 150.000 km al año, estando el precio del combustible a 1,40 euros.
Además, se espera que la AMT juegue un papel importante con respecto a la prolongación de la vida de la banda en todo el mercado de neumáticos de camión. Los neumáticos que ruedan con una presión un 10% menor de lo necesario acortan la vida de la banda entre un 9 y 16%. Utilizando la Tecnología Air Maintenance (AMT) de Goodyear, los operadores de flotas de camión podrán cubrir todo el potencial de kilometraje de sus neumáticos.
Asimismo, los gastos relacionados con los neumáticos constituyen el tema principal para los operadores de flotas de camiones puesto que casi el 50% de las averías de los camiones y remolques están, de algún modo, relacionados con los neumáticos. Tener los neumáticos adecuadamente inflados es también necesario para mantener el rendimiento de un vehículo en niveles óptimos. Un inflado insuficiente significa una distribución de la presión más desigual. También reduce el área de banda que está en contacto directo con la carretera y puede tener un impacto en la integridad de la carcasa del neumático, lo cual es clave a efectos de un posible proceso de recauchutado.
Aplicar la tecnología AMT a los camiones supone un importante reto, ya que los neumáticos son más grandes, tienen mayor presión de inflado, recorren distancias más largas y llevan cargas más pesadas. Los neumáticos de camión operan con más presión de aire, normalmente 850kPa frente a los 250kPa de los neumáticos para turismos. Esto supone un reto mayor para el sistema de bombas. Además el sistema AMT para camiones está diseñado para mantenerse tras un proceso de recauchutado.