Grupo Andrés ha hecho público un estudio en el que se recoge que, de los 390.000 que componen la red viaria española, 190.000 km plantean graves problemas de adherencia y seguridad cuando las temperaturas descienden por debajo de 7ºC. En el informe se subraya que la utilización de neumáticos de invierno es la única forma de mejorar la seguridad en esas condiciones.


En Alemania, Eslovenia o Estonia ya es obligatorio el uso de neumáticos de invierno en lesa época del año. Por otra parte se advierte que en la mitad norte de nuestro territorio se baja de los siete grados durante unos 100 días al año y que las condiciones climáticas de esa zona no son muy distintas de las de los países que han legislado sobre el uso de neumáticos de invierno.
Las compañías de seguros alemanas no cubren los accidentes de los vehículos que, incumpliendo la ley, usan neumáticos convencionales en invierno y que la autoridad de tráfico multa severamente estas omisiones.
La adherencia de un neumático de invierno sobre calzadas mojadas, con nieve o con hielo, proporciona una mejor respuesta a las maniobras del conductor y ayuda en gran medida a prevenir el aquaplaning. Al tiempo el ABS y el ESP son poco efectivos si el neumático no tiene la necesaria adherencia a la carretera.