Este nuevo etiquetaje europeo permitirá a los consumidores tener acceso a prestaciones de los neumáticos que hasta la fecha no se conocían necesariamente, especialmente sobre tres aspectos: frenada en suelo mojado, eficiencia energética y nivel de ruido.

Sin embargo, no informa sobre frenada en suelo seco, ni aporta datos acerca de la duración kilométrica. El compromiso de Michelin es proporcionar todas las prestaciones esenciales, aunque no estén recogidas en la etiqueta.

La dificultad estriba en ofrecer los máximos beneficios al mismo tiempo, en un mismo neumático, como ocurre en el caso de los nuevos Michelin Energy Saver y Energy Agilis .