La Conselleria de Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana ha comenzado a retirar las alrededor de 2.000 toneladas de neumáticos fuera de uso (NFUs) que se encuentran abandonados desde hace al menos dos años en un improvisado vertedero en una parcela del polígono industrial de la Pahílla, en el término municipal de Chiva.

La existencia de este depósito de neumáticos se remonta a hace más de 15 años aunque tienen constancia de que dejó de tener actividad hace ahora algo más de dos años. En una primera valoración realizada por la Fiscalía, se calculaba que la parcela, de unos 7.000 metros cuadrados, albergaba alrededor de 35.000 neumáticos, lo que supondría un peso de aproximadamente 245 toneladas. Sin embargo, la última estimación topográfica realizada por el ingeniero municipal de Chiva advierte de que la cifra es mucho mayor y que alcanzaría las 1.972 toneladas, según informa el diario Levante.

Medio Ambiente comenzó el pasado lunes las labores de retirada de los neumáticos, ante el alto riesgo de que se produzca un gran incendio, que supondrán un coste de 500.000 euros y tardarán alrededor de tres meses en completarse. Los restos serán llevados a un gestor autorizado de residuos que procederá a triturarlos en una planta de reciclaje externo para su gestión y valorización.