Continental ha anunciado la construcción de un nuevo centro de producción para el recauchutado de neumáticos de camiones y autobuses, así como una planta de reciclado para el caucho procedente de los neumáticos usados. La planta, única en el sector a escala mundial en ofrecer esta combinación, concluye el ciclo productivo de la fabricación de neumáticos y aprovecha las sinergias entre el recauchutado y el reciclado del caucho.

Con un volumen de inversión de más de diez millones de euros, la empresa refuerza su posición en Europa Occidental y sigue desarrollando al mismo tiempo su planteamiento ContiLifeCycle en su producción. La planta ContiLifeCycle, que se establecerá en Hanóver-Stöcken, dará empleo a más de un centenar de personas.
"Debido a la limitación de las materias primas, nos vemos en la obligación de desarrollar soluciones sostenibles en el ámbito de la producción de neumáticos y el recauchutado. Ahora tenemos la capacidad de reintroducir de manera dirigida y controlada materias primas procedentes de neumáticos usados en el proceso de producción de neumáticos nuevos o, mejor dicho, renovados de fábrica", declaró Andreas Esser, director de la División de Neumáticos para Vehículos Comerciales de Continental. Con la nueva planta de reciclado, Continental persigue un innovador planteamiento en cuanto al procesamiento económico y ecológico de neumáticos usados.
Hoy en día, el 41% de los neumáticos usados, junto con otros productos de caucho molidos, se emplean en la Unión Europea para la producción energética en la industria del cemento. Otro 35% de los neumáticos usados que se producen cada año se reciclan y posteriormente se transforman en productos técnicamente inferiores en cuanto a calidad, como, por ejemplo, productos de plástico moldeado por inyección.
En cambio, el proceso de reciclado desarrollado por Continental permite que se reutilice una gran parte del caucho de la producción de neumáticos nuevos y neumáticos recauchutados. Gracias a este nuevo procedimiento, la cantidad de material reciclado en un neumático nuevo puede ser casi duplicada. "Este es el siguiente paso para garantizar una optimización del uso de las materias primas. Con el volumen de reciclado planificado de 4.000 toneladas anuales, podríamos conservar aproximadamente 2.400 toneladas de caucho y 1.600 toneladas de material de relleno como negro de carbón y sílice", explica Boris Mergell, director de Desarrollo de Procesos y Materiales y responsable de la División de Reciclado de la nueva planta ContiLifeCycle.
El centro de producción previsto para el recauchutado en frío y en caliente comenzará a funcionar, junto con la planta de reciclado, en su ubicación en Hanóver-Stöcken el año que viene. La capacidad anual prevista es de 180.000 neumáticos recauchutados en la fase final. "Debido a la proximidad inmediata con nuestros departamentos de investigación y desarrollo, así como los departamentos centrales de producción, ingeniería y gestión de la calidad, el nuevo centro de producción servirá también como centro de excelencia para el recauchutado a escala mundial y, por consiguiente, nos permitirá reaccionar rápidamente a las experiencias de la producción", explica Christian Sass, director comercial de Recauchutado de Neumáticos para Vehículos Comerciales de Continental. Las raspaduras procedentes de neumáticos que se originen durante el proceso de recauchutado en la planta ContiLifeCyle podrán ser reutilizadas por completo en la planta de reciclado anexa.