Norauto, coincidiendo con el comienzo de los grandes desplazamientos que acompañan el inicio de las vacaciones veraniegas, ha querido advertir sobre la importancia de prestar especial atención al estado y la presión de los neumáticos ya que estos factores son responsables del 55% de los accidentes con víctimas imputables a fallos mecánicos.

En esta línea Norauto subraya que "las altas temperaturas influyen en el estado del asfalto de las carreteras, sobre todo en las secundarias, pudiendo llegar a afectar al comportamiento de los neumáticos ya que en verano las ruedas se desgatan más y se circula por pavimentos más abrasivos".

Simón Valín, director de marketing de Norauto España, ha destacado que "cuanto mayor es la antigüedad de un vehículo, mayor es el riesgo de sufrir un accidente si no se inspecciona el estado de los principales dispositivos". Por ello, ha recomendado revisar con frecuencia el estado y la presión de los neumáticos según las especificaciones del fabricante y  ha recalcado que el mínimo legal de la banda de rodadura del neumático debe tener una profundidad  por encima de 1,66 mm. "Si el dibujo de la rueda no cumple esta condición,  no tiene el mismo agarre, se incrementa la distancia de frenado y aumenta la probabilidad de aquaplaning"- ha explicado Valín, quien además ha aconsejado prestar también atención al estado general del neumático como grietas, muescas, hernias y sobre todo la presión que se deberá hacer cuando el neumático esté frío.

"Llevar un neumático por debajo de la presión indicada disminuye la precisión y la respuesta del vehículo ante imprevistos, tiene mayor exposición a roturas en la estructura de su carcasa, se corre el riesgo de que el neumático se salga de la llanta o se reviente porque está más caliente y también aumenta la distancia de frenado, entre otros problemas para la seguridad"-. Por el contrario,  llevar una presión por encima de la indicada provoca un desgaste acelerado en el centro de la banda de rodadura, especialmente en el eje del motor, ya que altera el área de contacto del neumático con el suelo, se origina además mayor riesgo de producirse cortes e impactos, así como mayor patinamiento de la rueda, aumentado la distancia de frenado".

Asimismo, Valín ha señalado que  el 45%  de los vehículos accidentados imputables a fallos mecánicos presentan otros defectos en los frenos, la dirección,  luces y sobrecarga.