Jesus1Jesús Villafáñez Neira (Madrid, 1.975) es desde 2.005 el consejero delegado de Imprefil Distribuciones, una firma familiar, especializada en filtración industrial y con capital 100 % nacional. Esta singularidad les permite “depender de uno mismo en todas las decisiones” y estar superando sin sufrimientos la actual coyuntura financiera. 

Texto: Fernando Torrecilla

Resúmanos su trayectoria profesional hasta alcanzar la gerencia de Imprefil.

Entré en la empresa en 1.997, ejerciendo labores en el departamento logístico hasta 2.001. También trabajé en el desarrollo de planos con Autocad y de nuestra web. Posteriormente me fui incorporando de forma paulatina al departamento de producto, principalmente térmico. Desde 2.005 soy el consejero delegado de Imprefil.

¿En qué año fue fundada la compañía? ¿Cuál ha sido su evolución?

Imprefil Distribuciones se crea en 1.979. Desde entonces ha habido un crecimiento continuo y sostenido. En 1.987 nos mudamos a nuestras instalaciones actuales (en propiedad), en Tres Cantos, Madrid. Cuatro años más tarde abríamos la delegación de Cataluña en Barcelona, denominada Ibarfil. A partir de ese momento hemos incorporado nuevos servicios, web, e-comerce,…

¿Qué ventajas conlleva ser una empresa de corte familiar y con 100 % capital español?

Depender de uno mismo en todas y cada una de tus decisiones.

¿Supone asimismo alguna desventaja?

El trabajo te lo llevas a casa y de vacaciones.

Además del carácter familiar, ¿qué otros aspectos diferencia a Imprefil del resto de compañías del sector?

La especialización en el producto y la atención personalizada a todos los niveles. Contamos con profesionales que llevan en el mercado más de 35 años: su experiencia permite formar a las nuevas generaciones y conocer tanto el mercado como sus productos desde sus inicios. También nos da la posibilidad de ser muy ágiles a la hora de incorporar novedades del mercado en todo tipo de sector (desde automoción a industria), para ofrecer un servicio lo más alto posible.

¿Con qué infraestructura cuentan en nuestro país?

Disponemos de dos delegaciones, la central (Madrid) y otra en Barcelona, ambas con instalaciones propias.

¿Cuántas personas trabajan en la firma, entre la central de Tres Cantos (Madrid) y la delegación de Barcelona?

Varía entre 20 y 22 personas.

Están especializados en los segmentos térmicos y filtración. ¿Cuáles son sus gamas más relevantes?

Estamos especializados en la filtración industrial. Contamos con una gama muy completa de radiador de turismo, así como panales de radiadores para maquinaria obra pública.

¿Qué características presentan?

Servicio, economía y calidad de producto.

¿De cuántas referencias disponen?

En stock permanente, aproximadamente 10.000 referencias diferentes, y que operen Jesus2durante el año, unas 11.000-12.000.

¿Tienen previsto el lanzamiento de alguna novedad en los próximos meses?

De momento no.

¿Cómo funcionan a nivel logístico?

Con almacenes regulares propios, en Madrid y Barcelona. El 100 % es externalizado.

Háblenos de su singular sistema de aseguramiento de calidad.

Fuimos de las primeras empresas del sector en certificarnos por la ISO:9001, ya en 1.999. Todo el sistema está estructurado en procesos que se relacionan entre sí, permitiendo una trazabilidad en ambos sentidos.

¿Qué les exige el taller de reparación? ¿Y el cliente final?

Normalmente no trabajamos directamente con el taller: nuestros clientes finales son fabricantes de maquinaria, compañías de alquiler de O.P. y flotas. Lo que prima principalmente es el servicio y rapidez en la resolución de problemas.

No podemos ignorar la complicada situación actual. ¿Cómo está sobrellevando Imprefil esta crisis que se antoja eterna?

La verdad que bien, vigilando mucho las ventas y aprovechando el tiempo para adelantar proyectos futuros. Como es lógico, intentamos contrastar esta situación con clientes y proveedores del sector, dentro y fuera de España: la situación es similar.

Diversas empresas señalan incluso que ya no debemos hablar de crisis, sino un nuevo marco de negociación. ¿Qué opinión tiene al respecto?

No creo que la situación actual vaya a ser el escenario futuro, pero también es cierto que no volverá a ser como hace siete años. Pienso eso porque no nos podemos conformar con este estado de pesimismo y desazón que hay actualmente en nuestro sector y otros. De ésta se sale, eso sí, con alguna “rozadura o costra” que otra en la piel.