Un gran número de conductores no tiene un taller mecánico de confianza. Cada vez que tienen algún problema con el coche deben enfrentarse al dilema de elegir un centro de reparación para llevar su vehículo para que le solucionen la avería. Los talleres tienen en sus manos ciertos elementos que pueden convertirles en el taller predilecto para una persona. Para ello, Grupo Serca cree que es importante que todo el que entre en el taller reciba un servicio que cumpla con sus expectativas. No hay que olvidar el dicho: “un cliente satisfecho es capaz de traer a dos clientes más; un cliente insatisfecho te quita ocho”.

1. El horario. Que el coche no funcione siempre es un imprevisto. El horario de un taller mecánico es un aspecto que da tranquilidad a los clientes si en cualquier momento precisan llevar su coche. Por esto mismo, un centro de reparación que abre pronto, cierra tarde y durante el fin de semana está operativo fideliza más fácilmente su clientela.

2. Proximidad. No hay nada más cómodo para una persona que tener un taller de confianza lo más próximo posible de su vivienda. Los talleres deben esforzarse en hacerse conocer en la zona mediante todos los recursos posibles, incluyendo el marketing para talleres. “Hagamos que no solo seamos la opción más cómoda, sino la mejor”.

3. Precio. Este es el punto más complicado para acertar y convertirse en el taller favorito de una persona. “El trabajo debe recompensarse, está claro, pero cuidado: los precios deben fijarse según el mercado, el servicio que ofrecemos y el poder adquisitivo de los clientes que nos visitan”.

4. Vehículos de sustitución. El coche forma parte del día a día de muchas personas para cumplir con sus obligaciones. Quedarse sin vehículo durante el tiempo que está en el taller puede suponer un contratiempo importante. Como alternativa, y con el fin de facilitarle las cosas a un cliente, un detalle que valora es poder recibir un vehículo de sustitución.

5. Calidad en materiales. No importa si se utilizan recambios de marcas oficiales o repuestos de segunda mano. Lo que verdaderamente importa es asegurar las buenas condiciones y la calidad de los materiales que se emplean y consensuar las decisiones con el cliente en todo momento. Una relación honesta y transparente con el cliente es innegociable.

6. Normativa. Los profesionales del taller deben cumplir con los requisitos de calidad y seguridad obligatorios. Por desgracia, los talleres ilegales son un perjuicio importante para los demás; no obstante, los centros que sí están reglados deben presentarse ante los clientes como espacios de trabajo totalmente diferentes en cuanto al servicio que pueden recibir en uno y otro.

7. Taller certificado. Un taller que cuenta con la aprobación del libro de mantenimiento, o lo que es lo mismo, lugares donde pueden realizarse sin problemas revisiones oficiales, son una garantía para los clientes. Los centros de reparación que pertenecen a redes de talleres importantes siempre conceden seguridad y tranquilidad a las personas que deciden contratar sus servicios. Un cliente investigará, comparará y finalmente elegirá su taller mecánico en función de las necesidades que tenga. Un buen taller mecánico debe hacer lo mismo: investigar, comparar y elegir el taller mecánico que quiere ser.