El 71% de los vehículos que circularán por las carreteras españolas durante el verano tiene una presión baja en sus neumáticos, según indican desde el distribuidor de neumáticos Grupo Andrés, que incidió en que, en el estío, el calor del asfalto -unido a esta presión inadecuada- aumentan el riesgo de sufrir pinchazo.

El mayorista, además, recordó la importancia de revisar los neumáticos, en especial en esta época, en la que se realizan viajes vacacionales con altas temperaturas, carga extra de pasajeros y equipaje.

La compañía explicó que el riesgo de reventón de un neumático se triplica en los coches que van a realizar desplazamientos largos en verano y que llevan una o más ruedas con 0,5 atmósferas de presión menos de lo indicado por el fabricante.

Y además, desde Grupo Andrés apuntaron que una presión de inflado menor de la recomendada aumenta la debilidad frente al ataque de baches o residuos punzantes y el desgaste de estas ruedas es mucho mayor en comparación con el resto.

El distribuidor de neumáticos afirmó que el índice de reposición de cubiertas ha bajado un 32% en los tres últimos años, pasando de 1,2 ruedas por coche y año a sólo 0,82 neumáticos por coche y año.