Signus Ecovalor, el Sistema Integrado de Gestión de Neumáticos Usados, ha presentado los datos de gestión correspondientes al año 2011 en la jornada "Eco-Balance con la sociedad" organizada en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, para presentar la memoria de 2011 y los logros obtenids desde su creación en 2006. Así, destaca el hito alcanzado este año de haber gestionado más de un millón de toneladas de NFU. Esta cantidad equivale a más de 2.000 kilómetros de asfalto para carreteras, un millón de metros cuadrados de superficies de recreo y 2.750 campos de césped artificial, por citar algunas de las aplicaciones que se obtienen con los materiales obtenidos tras la valorización del NFU.

Durante la presentación, Jesús Núñez, director general de Signus, destacó que en 2011 se recogieron 185.208 toneladas de NFU, un 12% menos que en 2010, con una caída general en todas las comunidades autónomas. Además, Núñez enfatizó en que, desde 2006, Signus ha recogido y gestionado casi 100.000 toneladas más de las que le correspondían, lo que da idea del fraude existente en el sector y del sobrecoste que supone (en torno a 4 millones de euros/año) a una entidad como Signus y al propio usuario, que tiene que pagar algo más en el ecovalor que paga al adquirir sus neumáticos. En este sentido, Jon Ander García, actual presidente de la entidad, aclaró que el buen hacer de Signus ha posibilitado que el ecovalor que paga el consumidor haya bajado un 30% en términos reales desde 2006.

Entre las cifras aportadas por el sistema integrado de gestión destaca que cuenta con 34.357 puntos de generación de residuos (talleres y similares), de los cuales 23.254 (ubicados en 3.652 municipios de toda España) han solicitado la recogida de los neumáticos al menos una vez en el último año. El plazo previsto de recogida ha sido de 5,4 días, lo que equivale a que se atendieron el 92,8 % de las solicitudes en plazo.

Asimismo, del total de NFU gestionados por Signus en 2011, el 10% fueron reutilizados y el 90% restante se dedico a reciclaje y valorización. El principal destino del granulado de caucho continúa siendo el relleno en los campos de fútbol de césped artificial, con un 60%, seguido por los suelos de seguridad de parques infantiles (con un 15%) y las mezclas bituminosas (para carreteras, etc.) con un 7%.