El UltraGrip 8 PERFORMANCE está especialmente pensado para afrontar, con la mayor seguridad, la conducción durante el invierno. No se trata de neumáticos exclusivamente pensados para su uso en nieve, sino que son la elección apropiada para la conducción con lluvia, hielo o barro, lo habitual en la estación. Además, siempre que se circule con una temperatura ambiente por debajo de los 7ºC, serán más efectivos que los neumáticos de verano que calzan la mayor parte de los coches. Es importante recordar que se tratará de una temperatura muy habitual en los próximos meses en muchas zonas de España, tanto del norte como del sur.


"Cuando preguntamos a los consumidores qué esperaban de un neumático de invierno, nos dijeron que, sin ninguna duda, lo más importante eran el agarre y el frenado", dice Fabien Desarcon, Director de Marketing de neumáticos de invierno de Goodyear para la zona EMEA. "Muchos consumidores han sufrido en estos últimos años experiencias desagradables durante el duro invierno en las carreteras y no quieren volver a pasar por esa experiencia, por lo que ahora solicitan estas características de agarre y frenado en un neumático de invierno. En base a ellas, hemos desarrollado el UltraGrip 8 PERFORMANCE".
El nuevo neumático asegura un óptimo funcionamiento en todo tipo de condiciones invernales. El compuesto de sílice de la banda de rodadura utiliza las últimas tecnologías de mezclado para mantener la elasticidad del neumático a bajas temperaturas, mientras mantiene la rigidez necesaria en un rango más amplio de temperaturas.
Sobre mojado, el diseño direccional con surcos hidrodinámicos dispersa el agua hacia los laterales ofreciendo así una mejor resistencia al aquaplaning mientras que, en seco, el bloque central contribuye a que la dirección y capacidad de maniobra sean más precisas. Los resultados de tests independientes confirman que, de los neumáticos probados, UltraGrip 8 PERFORMANCE tiene el mejor rendimiento en manejo sobre carreteras mojadas y también ofrece uno de los mejores resultados en resistencia a la rodadura.
En frenado, el nervio central con forma de sierra actúa como un quitanieves, reduciendo en un 6% la distancia de frenado en nieve, frente a la media de 3 de sus competidores, mientras que el ángulo variable de los bordes con forma de sierra proporciona una mejor tracción sobre nieve.
Además, la nieve en las carreteras siempre va acompañada de barro, por lo que los amplios surcos del hombro del neumático permiten una limpieza efectiva de la nieve y el barro en la carretera durante la conducción. El área de contacto mayor de la huella central mejora la capacidad de frenado y el control del vehículo cuando el peligros hielo está presente en las carreteras.
En caso de nieve, el UltraGrip 8 PERFORMANCE proporciona una combinación de tres tecnologías de laminillas, diseñadas para proporcionar cada una tanto rigidez como una excelente manejabilidad en nieve. Una de las claves para conseguir un mejor rendimiento está en la alta densidad de láminas profundas que proporcionan un excelente manejo en nieve durante toda la vida del neumático. Los avances hechos en maniobrabilidad también se vieron reflejados en tests independientes que mostraron un 3% de media de mejora en rendimiento en manejabilidad sobre nieve respecto a sus competidores.
Aunque el mercado de neumáticos de invierno todavía es muy pequeño en España comparado con otros mercados del centro y norte de Europa, en los últimos años hemos asistido a crecimientos en las ventas de este tipo de productos superiores al 200%. Los inviernos cada vez más severos y una mayor concienciación de los conductores de que un neumático de invierno les permite viajar de forma más segura cuando la temperatura baja de 7 grados centígrados nos anima a apostar por el UltraGrip 8 PERFORMANCE como una opción muy a tener en cuenta, y más si tenemos en cuenta que el PVP recomendado del nuevo neumático comienza en 125 € para la medida más económica.