El 41,17 % de los neumáticos fuera de uso se convierte en España en nuevos materiales que son empleados en numerosas aplicaciones, la mitad de ellas en la construcción de suelos deportivos y de seguridad. Este dato corresponde a la memoria de actividad de 2011 de TNU (Tratamiento Neumáticos Usados), el sistema integrado de gestión bajo el que se agrupan los importadores y distribuidores de neumáticos en España.

Este gestor recogió más de 7 millones de neumáticos usados en 2011 (51.800 toneladas), una cantidad que será similar en 2012 y que ha supuesto evitar la emisión de más de 400.000 toneladas de CO2 y un ahorro de más de 55 millones de litros de petróleo.
Por otro lado, el 46,22 % de los neumáticos recogidos se transforma en energía, un destino que limita el consumo de combustibles fósiles como una forma de lucha contra el cambio climático y el calentamiento global.
Por su parte, el neumático renovado -en España sólo se renueva el 12,61% de los neumáticos fuera de uso- produce un ahorro de 68 kilos de CO2 en el caso de los turismos, de 90 kilos en el de los vehículos 4x4 y de 170 kilos en el de los camiones, además de que llegar a ser un 60 % más económico que un neumáticos de nueva factura. Un neumático nuevo utiliza aproximadamente 35 litros de petróleo y reciclándolo sólo 5´5 litros. TNU es el único operador que cuenta con empresas que renuevan los NFU de turismo. Sometidos a un estricto control de calidad, se les cambia integralmente la banda de rodadura y se vuelven a utilizar con todas las garantías de seguridad. Tienen la misma certificación del Ministerio de Industria que un neumático nuevo, la E9.
La conversión del neumático usado en otros materiales forma parte de un proceso de valorización con distintas aplicaciones, como la fabricación de pavimentos en continuo (9,52 %), empleados en campos de juego y atletismo; césped artificial (34,25 %) para campos de fútbol, golf o tenis, y losetas de seguridad (9,23 %) para parques de juegos, geriátricos o piscinas.
Un porcentaje pequeño de los neumáticos reciclados (1,67 %) se utiliza en asfaltos con base de goma, con grandes ventajas en adherencia (reduce la distancia de frenado) y en disminución de la sonoridad.
Otros usos varios consumen el 13,03 % de la valorización, con aplicaciones en mezclas de caucho, aislantes y bloques elásticos y pastillas de freno para camiones.
Del neumático fuera de uso resultan un alto porcentaje de metales (20,76 %), básicamente acero de gran calidad que es utilizado por la industria siderúrgica.