Las limitaciones a la importación establecidas por la Secretaría de Comercio Interior de Argentina, están generando problemas a varios sectores de la economía Argentina.

De modo particular afecta a las empresas con flota de vehículos cuyos neumáticos deben ser sustituidos periódicamente. En ese caso la dificultad para obtenerlos se traduce en la necesidad de utilizar marcas de segundas líneas con una menor efectividad en el rendimiento y una baja en los niveles de seguridad.

Al tiempo se está detectando la aparición de neumáticos de contrabando, fenómeno que enturbia el mercado y lo distorsiona primando la habildad para sortear la ley sobre el buen hacer profesional.

Más en El Comercial