La presidenta de Argentina Dilma Rousseff aprobó una ley de incentivos a la innovación tecnológica para la industria automotriz . El programa, bautizado con el título de "Innovar-Auto", promoverá un aumento significativo de los componentes nacionales y regionales en cada vehículo. Rousseff apuesta por el "desarrollo tecnológico" que permita mejorar la calidad en los medios de transporte y especialmente aumentar la eficiencia energética.


El texto del decreto presidencial concede beneficios impositivos para las empresas que inviertan en investigación y desarrollo. Y será extendido a las empresas importadoras de automóviles que tengan planes de instalar fábricas en el país, como es el caso de la alemana BMW.
El gobierno de Rousseff pretende subir en forma significativa los contenidos nacionales de cada vehículo. Se considera que, en la actualidad, un automóvil tiene en promedio una integración de un 45% en Brasil y menos de un 30% en Argentina.
El nuevo régimen brasileño, que debe regir hasta 2017, pretende llegar al 60% de componentes producidos localmente. Argentina está a la expectativa de las decisiones que tomará Brasil en ese sentido. Todavía no está claro si las medidas para incrementar la participación de la producción local abarcará también a los proveedores argentinos.