Directivos y propietarios de empresas del sector del neumático mexicanas han exigido a las autoridades aduaneras que cierren la importación de neumáticos usados desde Estados Unidos, ya que son revendidas como neumáticos de ocasión y han supuesto unas pérdidas para los neumatiqueros de entre el 15 y el 40%.

Este producto de segunda mano e importado cuesta en El Paso, Texas, alrededor de un dólar, y además ocurre que muchos contrabandistas insertan dos o tres cubiertas en una, para evadir los impuestos correspondientes.

El precio de un neumático usado cuesta una tercera parte de uno nuevo, pese a que, a veces, apenas tienen una duración de unos meses. "Los clientes piensan que es mejor comprar una cubierta usada porque es más barata, sin embargo, una pieza nueva no tiene un costo tan elevado como lo piensan, además hay que considerar que no sería un gasto sino una inversión en seguridad", explican.