La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, AMIA, ha llegado a un acuerdo preliminar con la Asociación de Fabricantes de Automotores de Argentina, ADEFA, para reanudar el libre comercio de vehículos entre ambos países , instando a sus respectivos gobiernos para que comiencen un diálogo formal que pueda terminar con sus diferencias.


Este diálogo debe enmarcarse en el Acuerdo de Complementación Económica que regula el comercio del automóvil entre México y el Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) permitiendo la flexibilización arancelaria en la importación a través de acuerdos bilaterales.Argentina anunció el pasado mes de junio la suspensión de la aplicación, durante tres años, del Acuerdo de Complementación Económica (ACE 55) firmado con México, y que estaba en vigor desde el 2003 permitiendo el libre intercambio de vehículos entre ambos países.

Tras esta suspensión Argentina estableció un arancel del 35% para los vehículos mexicanos. Por su parte México respondió retirando las ventajas arancelarias que tenían los vehículos importados desde Argentina.

En el 2011, Argentina tuvo un desequilibro en el intercambio de vehículos con México de casi 800 millones de euros, mientras que el país lleva adelante una política proteccionista para blindar su superávit comercial. Por otra parte Brasil y México acordaron en marzo un sistema de cupos para limitar su comercio de vehículos libres de aranceles. Esto tuvo como consecuencia que Argentina pidiese en marzo de 2.012 la renegociación del acuerdo, tras la amenaza de Brasil en el sentido de romper su pacto con Argentina si no lograba bajar la creciente entrada de autos mexicanos en su territorio.

El acuerdo entre Argentina y Brasil es la base, a juicio de la ministra de industria Débora Giorgi, de que se prevea llegar a corto plazo al millón de vehículos producidos en Argentina. Todo este entramado de intereses parece estar en el origen del desencuentro entre Argentina y México.

Con motivo de la inauguración de Automechanika Argentina la ministra de Industria, Débora Giorgi, anunció que el país llegará este año a una producción de 800.000 vehículos, similar a las cifras del 2011, superando pronósticos que auguraban una caida de la producción en torno al 15 %.