La Secretaría de Economía quiere modificar el "Decreto Automotriz", vigente en México desde el 2.003, para pasar de la producción de 50.000 unidades/año, actualmente exigidas para estar registrado como productor en ese país, hasta las 100.000 unidades/año.


Honda y Toyota están en los 50.000 vehículos fabricados en México, de hecho, el año pasado la Secretaría de Economía le quitó a Honda el registro de productor, ya que le faltaron poco más de 200 unidades para alcanzar esa cifra y hasta el momento, no la ha recuperado. Lo que se tradujo en que Honda tuvo limitada en sus importaciones.
Toyota México ha solicitado a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), analizar con detalle la solicitud de Economía, ya que a su consideración las modificaciones al Decreto Automotriz sí afectan a esa y otras compañías, al crear nuevas obligaciones y restringir las prestaciones ya existentes. Advirtiendo que ese tipo de medidas ponen en riesgo inversiones 232 millones de euros a realizarse en los próximos tres años, y podría generar pérdidas de alrededor de 900 millones y 1.500.
Toyota instó la suspensión temporal a las exigencias de la Norma Oficial Mexicana de Eficiencia Energética y, parece que, ese hecho es la causa del anunciado cambio. La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), ha expresado su total desaprobación a la Secretaría de Economía.