Ante la cada vez más evidente dificultad de que los planes de ayuda a la compra de vehículos alternativos Movalt y VEA se activen en lo que queda de año, ANFAC lamenta esta falta de apoyo a una demanda emergente y tan relevante para el futuro de la automoción como es la de vehículos alternativos. Para la asociación, llama la atención que “unos planes que ya tienen fondos asignados en los Presupuestos Generales del Estado no se pongan en marcha por cuestiones administrativas”, señala el presidente de ANFAC, José Vicente de los Mozos.

Para la patronal, esta falta de apoyo es especialmente relevante si se tienen en cuenta los objetivos tan ambiciosos de reducción de emisiones de CO2 que se están discutiendo en Europa en el horizonte post 2021, que implican la introducción masiva de vehículos alternativos y, en particular, de vehículos eléctricos en el parque europeo, así como la preocupación medioambiental creciente en ciudades como Madrid y Barcelona, donde se están aprobando exigentes medidas anticontaminación.

“La industria comparte desde siempre este compromiso de alcanzar una movilidad de cero y bajas emisiones, y está trabajando en el cumplimiento exhaustivo de todas las normativas”, aseguran desde ANFAC.

Para conseguirlo, los fabricantes realizan, desde hace años, importantes inversiones en I D que están dando como resultado la constante introducción de nuevos modelos de propulsión alternativa tanto en fabricación como en mercado; de hecho, las plantas españolas van a recibir al menos 13 nuevas adjudicaciones en los próximos 18 meses. Sin embargo, “este esfuerzo no debe ser aislado, sino que debe venir acompañado de un apoyo decidido de las Administraciones en el estímulo de este mercado que logren que España deje de estar a la cola de Europa en cuota de introducción de estos vehículos”, afirma el presidente de ANFAC.

De los Mozos señala que el apoyo que se ha llevado a cabo durante años en otros países de la Unión Europea ha redundado en un crecimiento exponencial de la demanda, como es el caso de Alemania, que, a finales de 2017, lanzó un plan estructural de 1.000 millones de euros para la compra de vehículos eléctricos, lo que ya está impulsando la cuota de mercado.

Por su parte, Reino Unido lanzó en julio un plan de 1.500 millones de libras para promover la movilidad de bajas emisiones con ayudas a la compra y a los puntos de recarga. Francia, además, lleva muchos años impulsando un sistema de bonus a los vehículos de bajas emisiones, que ha venido a completarse con ayudas adicionales cuando se achatarra un vehículo.

Como contraposición, en España sólo se han otorgado 74,5 millones de euros en los últimos siete años en planes de apoyo al vehículo alternativo. Por eso, ANFAC pide “un plan estructural y potente, único y homogéneo para todo el territorio español, y que sea sencillo, atractivo para los consumidores y ágil de tramitar a través de la red de concesionarios”. Es preocupante, para la asociación, que puedan surgir 17 planes diferentes, “difíciles de entender para el consumidor y de gestionar si no se cuenta con la red de concesionarios, herramienta imprescindible para esta iniciativa; de hecho, otros planes previos realizados sin contar con los concesionarios no han tenido éxito”.

La dotación de fondos para la compra de vehículos ha de ser suficiente para no generar distorsiones de mercado ni incertidumbre entre los clientes, dotación que ANFAC estima en 300 millones en dos años. “En este nuevo escenario hacia una movilidad cero y de bajas emisiones, el acompañamiento de la administración se hace fundamental para apoyar el gran esfuerzo que están haciendo los fabricantes para el desarrollo de estas tecnologías con fuertes inversiones enfocadas a aumentar la oferta y el nivel de autonomía del vehículo”, afirma De los Mozos.

Además de este impulso a la demanda de vehículos alternativos en España, ANFAC también ha pedido el apoyo del Gobierno de España a la propuesta de IVA reducido para los vehículos alternativos en el Ecofin. La asociación ha trasladado su petición a las ministras de Economía, Nadia Calviño; Hacienda, María Jesús Montero; Transición Ecológica, Teresa Ribero; e Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, solicitando que voten a favor de esta iniciativa. La patronal considera muy relevante esta medida que, según el presidente, “ayudará a reducir las emisiones globales de los vehículos y, a su vez, se convertiría en una herramienta fiscal muy importante para apoyar las políticas municipales en las ciudades”.