El fabricante alemán de neumáticos y componentes para automóviles Continental participa en el proyecto alemán Movilidad Segura e Inteligente (SIM, por sus siglas en inglés), que busca la integración de sistemas y compartir información entre los vehículos y también con las infraestructuras para mejorar la seguridad, la eficiencia y reducir el estrés de conducción.

Continental indicó que, en el marco de este proyecto en el que participan 17 entidades, se han realizado pruebas con flotas de automóviles en Alemania y con ellas se pretende identificar los riesgos durante la conducción y alertar al conductor de los mismos.

El vicepresidente de Sistemas y Tecnología de la división de Chasis y Seguridad de Continental, Peter Rieth, subrayó que durante los últimos años, la conducción se ha convertido en más segura gracias a los sistemas avanzados de asistencia a la conducción basados en cámaras, radares y sensores de infrarrojos que monitorizan los alrededores del coche.

"La comunicación Car-to-x va un paso más allá, permitiéndonos ver las esquinas de alrededor y consecuentemente conducir de una manera aún más previsora", añadió, al tiempo que apuntó que estas medidas sirven para hacer las carreteras más seguras.

Dentro del proyecto SIM, Continental ha desarrollado una Unidad de Control de Comunicación que permite compartir información entre diferentes canales y también sirve para posicionar y sincronizar los datos vía GPS.