En los SEAT Ibiza Diesel (6J), 1.4L TDI (fabricados entre el 21 de octubre de 2014 y el 9 de octubre de 2017), existe la posibilidad de que, en caso de colisión, el perno de masa directo de batería quede arrancado de la chapa y que el polo negativo de la batería se desconecte de las placas internas de la batería, causando una pérdida de la energía eléctrica necesaria para desbloquear las puertas tras la colisión.

La Agencia Aecosan informa, en una nueva Red de Alerta (Nº: CCAA-338/2018), de que SEAT tiene previsto contactar con los propietarios de los vehículos afectados para montar una arandela en el punto de masa, comprobar la batería y, en caso necesario, sustituirla.