Delphi Automotive (NYSE: DLPH) ha presentado sus nuevas tecnologías que ayudarán a gestionar el coste y la complejidad de los sistemas de combustible diésel.

Delphi presentó una ponencia técnica en el Congreso Internacional sobre Transmisiones Diésel, organizado en Ruan por la SIA (Asociaciones de Ingenieros del Automóvil de Francia), sobre el nuevo sistema de bajo coste Common Rail con unidad de bomba (UPCR).

El sistema UPCR permite que los pequeños motores diésel de alto valor puedan disfrutar de las últimas tecnologías en inyección de combustible common rail. Diseñado para motores de uno a cuatro cilindros y hasta 2,5 litros. Este sistema se ajusta a los exigentes estándares de durabilidad, economía en el consumo de combustible y emisiones.

La primera generación del sistema UPCR, concebida para los mercados emergentes y que funciona hasta 1.600 bares de presión, se encuentra en producción para diferentes fabricantes de vehículos. Actualmente se encuentra en desarrollo en ciertos centros técnicos de Delphi una segunda generación que funciona hasta 2.000 bares.

La segunda generación del sistema UPCR será idónea para vehículos de gama baja en mercados que deben ajustarse a las normativas de emisiones más restrictivas, entre ellas el exigente estándar Euro 7 que entrará en vigor en Europa.

"Generalmente la tecnología migra desde los mercados desarrollados a los emergentes, pero en este caso está sucediendo lo contrario", afirma John Fuerst, Director General Delphi Sistemas Diésel. "Al ajustarnos al desafío de las emisiones con el coste más bajo posible para adecuarnos a las prioridades de los mercados emergentes hemos desarrollado un sistema innovador por su eficiencia de coste sin comprometer el rendimiento o la calidad. El UPCR supondrá una contribución significativa para que los diésel compitan con los coches económicos de gasolina".

Los avances clave hacen que el UPCR sea más compacto que los sistemas de inyección diésel tradicionales, aproximadamente un 60% más ligero que un típico sistema Euro 3 y además siga mejorando el ahorro de combustible y la reducción de emisiones de CO2.

"Al adoptar un enfoque innovador que se basa en tecnologías probadas en otras aplicaciones podemos ofrecer un cambio radical en la presión y precisión del suministro de combustible, que pueden conseguirse a un precio muy competitivo", afirma Fuerst. "Lo hemos hecho mejorando la durabilidad, lo que hace que el UPCR sea muy atractivo para aplicaciones en las que el coste es un factor decisivo".