Esta es una de las conclusiones del II Estudio “Hábitos de seguridad vial de padres e hijos en el coche” presentado por Midas, realizado junto a la empresa demoscópica Ipsos y la Asociación Nacional para la Seguridad Infantil. El informe, en su segunda edición, refleja la percepción que los niños españoles tienen de sus padres cuando conducen, además de su comportamiento al volante y otras medidas de seguridad vial, tales como los sistemas de retención infantil. Este estudio de Midas se ha llevado a cabo a través de una muestra de 750 personas; encuestas realizadas a padres (de 25 a 54 años) y a hijos (de 5 a 12 años), cuyos progenitores o tutores son conductores habituales de coche.

A la mayoría de los niños encuestados (99%) les gusta mucho ir en coche con sus padres, especialmente para los que lo utilizan durante los trayectos diarios al colegio. Sobre los conductores, sigue habiendo una ligera mayoría de hombres (56%), frente a las mujeres, que conducen (44%). No obstante, este porcentaje de madres de familia que utiliza el coche aumenta frente a los datos recogidos en el 2016 (38%).

El II Estudio “Hábitos de seguridad vial de padres e hijos en el coche” también refleja reflejar el comportamiento de los padres españoles cuando utilizan el coche como transporte habitual para dejar a sus hijos en el colegio. Aunque un tercio de los padres siguen aparcando en la puerta del colegio de forma poca ortodoxa, este hábito disminuye frente a los resultados recogidos en el anterior estudio (34% frente a 44%). Es cada vez mayor el número de españoles que aparca de forma correcta en las zonas escolares, buscando aparcamiento lejos del colegio (66%).

Según las conclusiones del estudio de Midas, la mayoría de niños (72%) afirma que cruzan la calle junto a sus padres cuando van al colegio cada mañana. En el momento de recogerles, 9 de cada 10 pequeños esperan a sus padres en la puerta de la escuela para ir juntos al coche; más de la mitad de ellos (56%) reconoce abrir la puerta del automóvil por sí mismo, mientras que al resto de menores encuestados se la abre su padre o madre. Es a partir de los 9 años cuando los niños actúan ya de forma independiente; entran y salen del coche solos, en un 93% y 82%, respectivamente.

Solo el 21% de los progenitores son los encargados de comprobar que los pequeños utilizan correctamente los sistemas de retención, abrochándoles el cinturón cada vez que se montan en el coche. Frente a esto, 8 de cada 10 niños admite que son ellos mismos los que se abrochan el cinturón dentro del automóvil.

En general, el enfado con otros coches cuando nos encontramos en carretera o vías urbanas, es percibido de forma similar entre los niños y sus padres, siendo lo más habitual enfadarse “algunas veces” (70%). Sin embargo, solo el 29% de los niños consideran que llega a gritos y malos gestos, frente al 32% de los mayores, que reconocen tener estas conductas al volante.

Nuestro objetivo es concienciar a todos los conductores sobre la importancia de respetar los sistemas de seguridad vial en el coche cuando se viaja en familia. La responsabilidad de las conductas en la carretera que llevan a cabo los padres y madres y el buen ejemplo hacia sus hijos, asegurará que se conviertan en conductores ejemplares en un futuro”, destaca Patricia Suárez Diz, directora de Marketing de Midas.