La Asociación Española del Hidrógeno estima que, en 2030, los vehículos de hidrógeno podrían alcanzar un volumen de negocio de 1.300 millones euros al año, y la creación de 227.000 puestos de trabajo. Desde el punto de vista medioambiental, su utilización conllevaría el ahorro de 15 millones de toneladas de CO2 al año, gracias a los 14.000 vehículos que podrían circular por las carreteras españolas en el citado horizonte.

“En la actualidad, aproximadamente, 200 entidades trabajan para que estas estimaciones se convierten en una realidad con una inversión acumulada de 3.560 millones de euros a 2030”, afirma Javier Brey, presidente de la Asociación Española del Hidrógeno, en declaraciones a Voz Populi.

A pesar de que el hidrógeno podría solucionar en gran medida la contaminación en las grandes ciudades, en España no existe la posibilidad de recargar un coche de hidrógeno. Desde la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2) trabajan para poder implantar en nuestro país el coche de hidrógeno, un vehículo que basa su funcionamiento en la generación de electricidad a través de una pila de combustible y que cuentan con el distintivo “cero emisiones”.