El mercado global de tecnología de diagnosis del automóviles espera incrementar su facturación en un 41% para el año 2025, alcanzando los 52.700 millones de dólares (44.773 millones de euros), a partir de los 37.400 millones de dólares (31.770 millones de euros) estimados para 2018, según datos del Observatorio de Autopromotec, basados en una investigación de la empresa estadounidense Markets and Markets.

La mayor parte del mérito de este fenómeno se debe a la ola de innovaciones tecnológicas que está renovando profundamente el sector de la diagnosis, que se está convirtiendo en verdadero protagonista del escenario mundial de la automoción. Se espera que la región de Asia-Pacífico registre el mayor crecimiento en el periodo 2018-2025 con más del 40% de los ingresos totales, seguido de América del Norte (30%) y Europa (25%), mientras que el resto del mundo apenas alcanzará un aumento del 5%.

De acuerdo con la encuesta Markets and Markets, el mercado de tecnologías de diagnosis ha experimentado un crecimiento significativo en los últimos años y se espera que la tendencia continúe durante algún tiempo. El desarrollo de IT y el auge de la conectividad son la fuerza impulsora detrás de la evolución de instrumentos cada vez más sofisticados, capaces de interactuar con piezas y componentes del vehículo para identificar defectos o fallos de funcionamiento con bastante anticipación y garantizar una mayor seguridad a bordo.

Algunas de estas herramientas son, por ejemplo, escáneres y lectores de códigos para unidades de control electrónico de a bordo, analizadores de gases de escape y unidades de control de batería, manómetros de neumáticos digitales, dispositivos de detección de sensores, equipos de diagnóstico para suspensiones, motores u otros componentes del vehículo.

El desarrollo de las herramientas de diagnóstico de vehículos de vanguardia, enfatiza el Observatorio Autopromotec, está cambiando radicalmente -y continuará haciéndolo- el escenario actual, abriendo nuevas oportunidades para todo el sector del mercado de la posventa. A través de sofisticados e inteligentes sistemas de lectura capaces de monitorizar vehículos en remoto, los reparadores podrán, por ejemplo, monitorizar en tiempo real la condición de cualquier vehículo, asesorar al propietario sobre el mantenimiento y servicio oportunos antes de que ocurra cualquier mal funcionamiento, mejorando las relaciones comerciales con los clientes, ya que estos podrán obtener un servicio rápido, un aumento significativo de la calidad y una reducción del tiempo de inactividad de los vehículos.

Mantenerse al día con los avances tecnológicos, incluida la conectividad y el análisis de 'big data', debe convertirse en una prioridad para los reparadores de automóviles para mantener la competitividad en el mercado.