En los Honda NSX, las vibraciones normales de la carretera pueden hacer que los tornillos metálicos que fijan la placa de circuito impreso a la carcasa de la lámpara de freno superior entren en contacto con las propias pistas del circuito impreso. Si el tornillo metálico entra en contacto con la circuitería cuando se pisa el pedal de freno (y la luz se enciende), se produce un cortocircuito, fundiendo el fusible correspondiente desactivando la luz de freno, lo que aumenta el riesgo de accidente.

Se activan varios indicadores de advertencia en el panel de instrumentos para alertar al conductor sobre el fallo de la luz de freno. Además, el motor no se podrá volver a poner en marcha una vez que se detenga debido al fusible quemado, informa una nueva Red de Alerta (Nº: CCAA-323/2018) de la Agencia Aecosan.

En consecuencia, la empresa Honda Motor Europe ha comunicado a las autoridades de Consumo de la Generalitat de Cataluña el problema del vehículo y las medidas que voluntariamente ha adoptado, consistentes en contactar con los propietarios afectados para sustituir el conjunto completo de la luz superior de freno.