Arcelor-Mittal ha sufrido un fuerte frenazo en los pedidos para la construcción de chapa para la carrocería de los automóviles de cara a este tercer trimestre del año, según explica el diario online La Nueva España. Por ello, la multinacional reunió a los representantes sindicales para comunicarles que va a suspender la producción en las instalaciones más ligadas al sector automovilístico.

El más afectado será el taller de galvanizado 1, del que salen anualmente 250.000 toneladas de chapa (parte para industrias distintas a la automoción). Está planta tendrá que parar una semana en noviembre (entre los días 4 y 11 de ese mes), y volverá a estar de nuevo en el dique seco en diciembre (entre Nochebuena y el tres de enero). En total, 20 jornadas sin actividad. Durante esas mismas jornadas de las Navidades dejará de producir también la línea de galvanizado 2 y el taller de inspección, el que se encarga de vigilar que las piezas sean suministradas a los clientes impolutas.

La plantilla de esos talleres, formada por algo más de un centenar de trabajadores de producción (a los que se suman los empleados de las auxiliares y de mantenimiento), aprovecharán los días en los que estas instalaciones estén paradas para tomarse las vacaciones o descansos que tengan aún pendientes, hacer cursos de formación o pasar los reconocimientos médicos pertinentes. Como última opción, señaló la empresa, se echará mano del expediente de regulación de empleo (ERE).