En el segundo trimestre de 2018, casi el 57% de todos los turismos nuevos en la UE funcionaba con gasolina, mientras que los coches diésel representaron el 36,3% del mercado. Por su parte, todos los vehículos de propulsión alternativa (APV) combinados representaron el 6,9% del mercado. Sin embargo, sólo uno de cada 60 automóviles vendidos en la UE durante el segundo trimestre de 2018 fue eléctricamente recargable, según datos de ACEA.

En concreto, la cuota de mercado del diésel se redujo del 45,2% al 36,3% del total de registros de turismos en comparación con el mismo trimestre del año anterior. Esta disminución fue compensada en gran parte por un aumento de la demanda de vehículos de gasolina (19,8%), que ahora representan casi el 57% de todos los turismos nuevos vendidos en la UE, un 7% más que en el segundo trimestre de 2017.

Por su parte, la demanda de vehículos de propulsión alternativa en la UE creció significativamente entre abril y junio (44,3%), impulsado principalmente por las ventas de híbridos (49,2%) y los eléctricos a batería (45,5%). La demanda de vehículos GLP y GNV también aumentó un 35,2% en el segundo trimestre del año, sobre todo gracias al aumento notable de las matriculaciones de automóviles a gas natural (139,8%).

Entre los cinco principales mercados de la UE, los registros de APV vieron los mayores incrementos en España (79,4%) y Alemania (72,1%). La demanda de vehículos de propulsión alternativa también continúa mostrando un fuerte crecimiento en Francia (43,4%), el Reino Unido (42,3%) e Italia (20,7%).