Bosch y Daimler están acelerando el desarrollo de la conducción totalmente autónoma y sin conductor (nivel SAE 4/5) en ciudad, para lo cual han elegido California como ubicación piloto para su primera flota de pruebas. En la segunda mitad de 2019, ambas empresas ofrecerán a los clientes un servicio de transporte con vehículos autónomos en rutas seleccionadas en una metrópolis californiana. Daimler Mobility Services será el operador de esta flota de pruebas y del servicio de movilidad.

El proyecto piloto demostrará cómo los servicios de movilidad, tales como el uso compartido de automóviles (car2go), recogida de pasajeros (mytaxi) y las plataformas multimodales (moovel), se pueden conectar inteligentemente para dar forma al futuro de la movilidad. Además, ambos socios han decidido que la empresa estadounidense de tecnología Nvidia sea el proveedor de la plataforma de inteligencia artificial como parte de la red de su unidad de control.

Para el desarrollo conjunto de un sistema de conducción para vehículos totalmente autónomos y sin conductor, Bosch y Daimler siguen una filosofía compartida: "el factor decisivo es introducir un sistema seguro, fiable y maduro", declara Michael Hafner, director de Conducción Autónoma en Daimler. "La seguridad tiene la más alta prioridad, y es la temática constante de todos los aspectos y etapas de desarrollo en nuestro camino hacia el inicio de la producción en serie. En caso de duda, la minuciosidad se antepone a la velocidad”.

"Desarrollar la conducción autónoma a un nivel listo para la producción en serie es como un decatlón”, asegura, por su parte, Stephan Hönle, vicepresidente senior de Unidad de Negocio de Conducción Autónoma en Robert Bosch. "No es suficiente ser bueno en una o dos áreas. Al igual que nosotros, debes dominar todas las disciplinas. Sólo así conseguiremos llevar la conducción autónoma a las carreteras y a las ciudades de una forma segura”.

Para su sistema de conducción, Bosch y Daimler confían en una red de elementos de control compuesta por varias unidades de control individuales. La empresa Nvidia suministra la plataforma necesaria, que puede ejecutar los algoritmos de Inteligencia Artificial (IA) generados por Bosch y Daimler para el movimiento del vehículo. La red de unidades de control recopila los datos de todos los sensores con tecnología de radar, vídeo, LIDAR (Detección y Medición de Imágenes por Láser, por sus siglas en inglés) y ultrasonidos (fusión de datos del sensor), los evalúa en milisegundos y planifica los movimientos del vehículo. En conjunto, la red de unidades de control tiene una capacidad informática de cientos de billones de operaciones por segundo.

La red de unidades de control se empleará en los vehículos de la flota que Daimler y Bosch pondrán en las carreteras de California en la segunda mitad de 2019. Además, ambos socios ofrecerán a los clientes un servicio de transporte automatizado en rutas seleccionadas en una ciudad ubicada en la bahía de San Francisco, en Silicon Valley. Este programa de pruebas proporcionará mucha información de cómo vehículos totalmente autónomos y sin conductor pueden integrarse en una red de transporte multimodal.