La producción española de vehículos alcanzó las 2.169.851 unidades en los nueve primeros meses del año, cifra que supone un incremento del 1,7% respecto del mismo periodo del año anterior. Aunque el acumulado del año se mantiene en positivo, en septiembre se han fabricado 199.753 unidades, un 23% menos respecto al mismo mes del año anterior. Las fábricas españolas no registraban un mes de septiembre tan escaso en producción desde el año 2013.

Por tipo de vehículo, la caída ha sido generalizada salvo los vehículos industriales y los pesados, que muestran un crecimiento a dos dígitos del 26,6% y 17%, respectivamente. Este descenso en la producción de turismos, todoterrenos, comerciales ligeros y furgones viene propiciado por la entrada en vigor del nuevo protocolo de medición de emisiones de CO2 WLTP y de partículas RDE, que ha tenido un doble efecto negativo para el mes: por un lado, la necesidad de homologar los vehículos bajo la nueva normativa ha producido retrasos importantes en las cadenas de suministro de las diferentes plantas de producción; y, por otro, el adelanto de la demanda en los meses de verano, que ha sido generalizado en toda Europa.

Así, la producción de turismos ha sido la que más ha descendido con 153.245 unidades ensambladas, un 23,8% menos respecto al mismo mes del año anterior. En los nueve primeros meses, se construyeron en las fábricas españolas 1.705.606 turismos, un 1,5% más que en el mismo periodo de 2017. En cuanto a los todoterrenos, se han ensamblado 3.942 unidades, un 15% menos, lo que supone un acumulado de 38.713 unidades en lo que llevamos de año.

En cuanto a los vehículos comerciales e industriales, a pesar de que la fabricación de los segmentos ligeros y pesados hayan crecido a dos dígitos, en conjunto, la fabricación total ha caído un 20,8% si lo comparamos con septiembre de 2017, con 42.566 unidades producidas. La producción de estos vehículos ya registra una subida de 1,5% y 425.532 unidades ensambladas en los nueve primeros meses del año.

Por otro lado, en septiembre se exportaron 161.621 vehículos, lo que supone un descenso del 23,7% frente al mismo mes de 2017. Se enviaron fuera de las fronteras españolas un total de 132.974 turismos, un 20,86% menos que en septiembre del año pasado. Por su parte, se exportaron 24.852 vehículos comerciales e industriales, lo que supone un notable descenso del 37% que en septiembre de 2017.

En los nueve primeros meses del año, se han exportado 1.770.388 automóviles desde España (un 2,2% más) de los que 1.438.644 unidades corresponden a turismos (con un ascenso del 3,2%) y 294.484 a comerciales e industriales, con una caída en los nueve primeros meses del 3,6% respecto al mismo periodo del año anterior.

Este fuerte descenso en la exportación española de vehículos se debe principalmente a las abultadas caídas en las matriculaciones en la UE, que han descendido un 23,5% por la entrada en vigor del WLTP. Respecto a los principales destinos, Alemania registra un descenso de matriculaciones del 30,5%; Italia, una caída del 25,4%; mientras que Reino Unido y Francia registran un 20,5% y un 12,8% menos de coches entregados, respectivamente. Además, las turbulencias en el mercado turco, propiciadas por la crisis interna, han hecho que las matriculaciones desciendan en el país un 67,1%.