Los propietarios de los vehículos tienen muchas tareas en las labores de mantenimiento del coche y una de ellas no es otra que las manchas que asoman en la tapicería. Los responsables de Alvato Luxury Detailing, especialistas en la limpieza integral de vehículos, han elaborado un ranking con las cinco manchas más molestas y, a la vez, más complejas de eliminar en la tapicería del coche para la mayoría de los propietarios.

Las que provocan los chicles o los caramelos son, además de pegajosas, complicadas de eliminar. Endurecer los restos aplicando hielo puede ser una solución de emergencia, pero siempre es mejor que los profesionales actúen de forma rápida y eficaz.

Otra de las más complicadas es la que forma la grasa. Cualquier alimento que tenga grasa, ya sea vegetal o animal, es una amenaza para los asientos y la tapicería. Aunque se ofrece la solución de utilizar un desengrasante como jabón para platos mezclado con agua, siempre hay que consultar y acudir a un profesional especialmente si la detectamos tarde.

El chocolate. Delicioso al gusto pero un inconveniente en los asientos. Además de grasa deja una mancha reconocible y muy difícil de eliminar. Aplicar jabón líquido y agua puede ser una solución temporal, pero conviene realizar una limpieza a fondo de la tapicería.

Manchas de maquillaje. Cada vez es más habitual por la falta de tiempo que muchas mujeres se maquillen aprovechando algún parón de semáforo y, en ocasiones, esta rapidez implica que algún resto de maquillaje caiga sobre los asientos. Bien en el del conductor o en los de acompañante. Hay quien cree que utilizar detergente para lavadora o líquido desmaquillante va a eliminar estas manchas de forma eficaz y rápida, pero son productos que pueden dañar la tapicería y es mejor acudir a la limpieza profesional para que dejen de ser un problema.

Finalmente, Alvato Luxury Detailing reconoce que las manchas de café son más habituales de lo que eran hace un tiempo. Tomarse el café de desayuno en el coche o durante un viaje puede ser un alivio para el cuerpo pero un problema para la tapicería. Limpiarla con agua fría y limpiacristales no es una solución como mucha gente cree. Es imprescindible actuar a tiempo y, si ha pasado mucho tiempo, acudir a los profesionales en el lavado interior y exterior.