Las ventas de vehículos de ocasión crecieron un 12,6% en el primer semestre hasta alcanzar un total de 1.129.498 unidades, principalmente, por el tirón de los usados procedentes de flotas, según datos de Ideauto para Ganvam. Las empresas, el canal que más crece en el mercado de nuevos (15,3% hasta junio), se convierten en el principal proveedor de oferta de segunda mano a través de la renovación de su parque corporativo. Así, los usados de hasta cinco años crecieron un 29,4% entre enero y junio, convirtiéndose en el motor de crecimiento de la segunda mano.

Por su parte, las operaciones con modelos más jóvenes subieron un 23,5% hasta junio. De esta forma, los mismos datos apuntan a que las automatrículas y la renovación de coches por parte de las alquiladoras, para hacer frente a la buena temporada turística, se encargaron de fabricar kilómetro cero y seminuevos, hasta el punto de que uno de cada cinco usados del mercado ya tiene menos de tres años.

Este mayor stock de vehículos de corta edad está permitiendo que el profesional gane terreno en un mercado históricamente dominado por particulares. De hecho, las ventas de usados por parte de concesionarios y compraventas crecieron casi un 23% en el primer semestre, lo que supone concentrar ya más de cuatro de cada diez operaciones.

Esta pérdida de protagonismo del particular, que cede casi cuatro puntos en el último año, explica también que los usados más antiguos, los que suelen centrar las operaciones de este canal, registren un crecimiento de apenas el 12,5%, prácticamente la mitad que los más jóvenes.

En palabras del presidente de Ganvam, Lorenzo Vidal de la Peña, “si tenemos en cuenta que un mercado de usados maduro debería doblar en ventas al de nuevos, lo cierto es que todavía nos queda camino por recorrer hasta alcanzar a países como Alemania, Italia o Francia, que sí superan este ratio dos a uno. Sin embargo, este protagonismo cada vez mayor de los usados más jóvenes nos ayuda poco a poco a ir recortando posiciones para acercarnos a la madurez”.

En un análisis por territorios, todas las comunidades autónomas registraron incrementos en sus ventas de usados en el primer semestre, siendo la Comunidad de Madrid, con un 16,5%, la que encabezó la mayor subida. Tras ella, los mayores crecimientos vinieron protagonizados por Extremadura (16,4%), Castilla-La Mancha (15,2%) y Galicia (14,2%). Tras ellas, se situaron Andalucía (13,4%), Asturias (12,6%), Comunidad Valenciana (12,2%), Murcia (11,9%), Navarra y Aragón (10,1%), Canarias (9,7%), Castilla y León (9,6%), Cantabria (8,9%), País Vasco (8,3%), Baleares (6,6%) y La Rioja (6,1%).