La red de Centros Autorizados de Tratamiento de vehículos (CATs, como se denomina ahora a los desguaces) concertada por los fabricantes e importadores de vehículos en España ha pasado de 97 puntos a 555 en nuestro país en los últimos 15 años. Apoyado en este crecimiento, Sigrauto organizó el mayor encuentro de desguaces del mundo, en el que participaron más de 300 centros autorizados, que recibieron, el 12 de junio, las nuevas placas identificativas a los CATs de la Red Concertada por los productores de vehículos.

Las jornadas, enmarcadas en la Feria Internacional de la Recuperación y el Reciclaje (SRR 2018), contaron, el 13 de junio, con ponencias sobre temas de interés para el sector y acogieron la entrega de premios Sigrauto a la innovación en la recuperación.

El destacado papel del automóvil en la economía circular -con una tasa de recuperación de los vehículos al final de su vida útil (VFVUs) del 95%- y los retos de cara a la lucha contra las actuaciones ilegales centraron los bloques de ponencias. Las asociaciones ANFAC y Aniacam destacaron en su intervención el hecho de que España cuente con la red concertada más amplia y bien distribuida de toda la UE, formada, además de por 555 CATs, por 26 instalaciones de fragmentación.

También se incidió sobre el hecho de que España es uno de los países donde mejor funciona el sistema de tramitación de bajas, lo que ayuda a que tengamos un porcentaje muy inferior de vehículos en “paradero desconocido” al final de su vida útil, un 5% frente a un 40%.

A continuación, se desarrolló un bloque de ponencias sobre la lucha contra las actuaciones ilegales en la gestión de vehículos al final de su vida útil. En concreto, la DGT informó del Grupo de Trabajo puesto en marcha, junto con el Ministerio de Medio Ambiente y Aduanas, para establecer medidas que garanticen la correcta exportación de vehículos usados, piezas y componentes asegurando que están descontaminados y que no han de ser considerados residuos. Además, se está iniciando la anotación en el Registro General de Vehículos de los vehículos declarados siniestros totales para evitar fraudes y se está trabajando en el establecimiento de controles para identificar instalaciones no autorizadas que estén presentando bajas temporales.

El Seprona, por su parte, expuso las 30 investigaciones sobre portales de venta de piezas en Internet que están llevando a cabo. En este sentido, desde FER se recalcó la necesidad de que la Administración y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado trabajen para perseguir estas actuaciones fuera de la ley. Mientras tanto, Aedra destacó que todo recambio usado que no provenga de un CAT es ilegal y la necesidad de que las autoridades de consumo se impliquen también en este asunto.

También hubo espacio para el debate sobre el nuevo marco de relaciones de otros agentes del sector del automóvil con los CAT, donde se hizo hincapié en que la reutilización de piezas es una exigencia legal y una actividad necesaria, pero que esta extracción para su comercialización sólo puede llevarse a cabo en un centro autorizado.

Por otro lado, los Premios Sigrauto a la innovación en la recuperación correspondieron a Ferimet, por su nueva planta de separación por infrarrojos de plásticos de los VFVUs y su posterior reciclado; a Autogrúas Sant Jordi, por un proyecto sobre minería de plásticos en los CAT; y Grupo Lyrsa, por su proyecto para reciclar el vidrio de los VFVUs mediante tecnologías de post-fragmentación.