Los madrileños han reservado un promedio de 14.203 trayectos de carsharing y motosharing al día durante los meses de verano. Esta es la principal conclusión del análisis realizado por Chipi, aplicación que compara en tiempo real disponibilidad, precios y tiempos de espera de todos los servicios de movilidad de la ciudad, en base a la actividad registrada entre los días 16 de julio y 10 de septiembre.

Durante este periodo se han realizado un 24% más de reservas en servicios de carsharing que de motosharing en la ciudad de Madrid. La diferencia entre ambas fue más acentuada en la última semana de julio, cuando la opción de motosharing obtuvo su dato más bajo de todo el periodo, con un mínimo de 1.253 reservas el 29 de julio.

Desde entonces, la tendencia se ha ido equilibrando con un repunte en las reservas de motosharing a partir de la última semana de agosto, llegando a ser la opción más utilizada entre los días 1 y 4 de septiembre.

El parón vacacional se ha traducido en un descenso del volumen de tráfico en Madrid y, por extensión, del uso de las distintas opciones de movilidad. Así queda patente al comprobar que, mientras que la media de reservas de carsharing durante todo el periodo estival ha sido de 8.770 diarias, se han superado las 10.000 con la llegada septiembre, hasta alcanzar las 13.077 el pasado día 7, el máximo de todo el periodo.

Las cifras de motosharing arrojan una conclusión similar. Si la media diaria ha sido de 5.433 reservas, el pasado día 4 de septiembre, coincidiendo con la semana de vuelta al trabajo para muchos usuarios, ese volumen se triplicó hasta llegar a las 14.115.

La diferencia entre el volumen total de trayectos por tipo de servicio también queda reflejada en el número de reservas por vehículo. Cada coche compartido ha realizado una media de 5,43 trayectos al día durante este periodo, mientras que, en el caso de las motos, con una flota superior, la cifra se sitúa en 3,60.

Los datos extraídos no solo han permitido calcular el volumen de reservas de ambas opciones, sino también saber qué zonas de la ciudad concentran un mayor tránsito asociado al carsharing y motosharing. El mapa resultante muestra una serie de puntos calientes entre los que destacan vías de entrada al centro de la ciudad, distritos empresariales, estaciones de viajeros o barrios emblemáticos, siendo Chamberí-Cuatro Caminos, Atocha, Retiro-Puerta de Alcalá, Chamartín, San Blas-Canillejas y Ciudad Jardín las áreas en las que se concentra un mayor volumen de tráfico.

Los usuarios de carsharing se muestran más activos durante las horas de trabajo; los de motosharing, durante las de ocio.