La Comisión de Seguridad Vial y Movilidad (CSV M), de la Asociación de Peritos de Seguros y Comisarios de Averías (Apcas), ha lanzado una serie de recomendaciones para afrontar estos meses de calor, bajo el lema “Los neumáticos también son para el verano”.

La CSV M quiere resaltar la necesidad de preocuparse de los neumáticos, ya que un desgaste excesivo de los mismos compromete el correcto comportamiento en situaciones de frenada, trazado de curvas, lluvias veraniegas, etc. Por ello, recomienda revisar la presión de las ruedas en frío, o por lo menos antes de iniciar un viaje, así como la buena colocación de la carga o equipaje en el vehículo.

- ¡Peligro! Niños de vacaciones. Otra característica del verano es que los niños están de vacaciones y las ciudades y pueblos acogen sus juegos y prácticas deportivas cerca de las carreteras. Extremar la atención y reducir la velocidad en travesías y en zonas urbanas es fundamental.

- No conducir con manos libres. En verano, los conductores tienen la costumbre de bajar la ventanilla y sacar el brazo, comportamiento peligroso al igual que circular con la ventanilla semi-bajada, ya que, en caso de accidente, esta puede hacer un efecto de guillotina causando graves lesiones. Es obligatorio conducir con las dos manos en el volante. Apcar recomienda también no olvidar las gafas de sol, que se encuentren limpias, para proteger la vista y vestir calzado adecuado (no conducir en chanclas).

- El horno, en la cocina. Cuando están mucho tiempo bajo el sol, los automóviles pueden llegar a convertirse en un verdadero peligro. Apcas aconseja abrir las ventanas y poner el aire acondicionado un rato antes de emprender la marcha para que baje la temperatura del interior, además de no dejar niños, personas mayores o animales dentro de un vehículo cerrado bajo el sol para evitar situaciones de grave peligro. Hidratarse adecuadamente al volante y parar cada dos horas o 200 kilómetros recorridos.