Según datos de Faconauto, entre enero y junio se han matriculado en Castilla-La Mancha un 8,3% más de nuevos vehículos, con 19.300 vendidos, mientras que el mes de junio cerraba con un aumento del 10%. Esta mejoría beneficia de forma colateral a los talleres de reparación, que tienen como cliente potencial aquel propietario de un vehículo con entre cuatro y ocho años de funcionamiento, que todavía hace las revisiones preventivas.

Con el verano y las operaciones especiales de tráfico iniciadas, los talleres de la provincia de Albacete se han preparado para intentar facturar, como mínimo, el 15% de incremento que registraron el pasado año en su facturación.

“Cuantos más coches nuevos se vendan, mejor para nosotros porque el que supera los diez años no se revisa como tendría que ser”, asegura Antonio Atiénzar, presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Talleres de Reparación de Vehículos y Afines de Albacete (Apetreva).

En opinión de Atiénzar, con el inicio de las vacaciones no se produce ningún tipo de saturación ni congestión en los talleres de reparación de la capital, si bien “sabemos que los negocios que hay en muchos municipios de la provincia sí que tienen más trabajo, debido a que aumenta el número de habitantes”, explica el responsable a La Tribuna de Albacete.

El año pasado, la facturación de estos talleres locales se incrementó entre un 10% y un 15% y, como este año las previsiones son algo mejores, la patronal espera superar ese porcentaje, aunque, según su presidente, “todavía es pronto”.