La Confederación Española de Talleres (Cetraa) ha mantenido un encuentro con representantes del Departamento de Inspección Financiera y Tributaria de la AEAT para tratar el problema del intrusismo profesional y el incremento de talleres ilegales, debido a las graves consecuencias que tiene para las instalaciones legalmente establecidas, así como para los clientes y usuarios. En representación de la patronal, han asistido el vicepresidente segundo y responsable de la Comisión de Intrusismo de Cetraa, Guillermo Moreno, y la secretaria general, Ana Ávila.

Durante la reunión, la Confederación ha profundizado en las graves consecuencias que conlleva esta situación a nivel económico. “Desde 2012, estas actividades clandestinas han generado en el sector unas pérdidas valoradas en 3.500 millones de euros, con la evidente repercusión en la merma de ingresos para la Hacienda Pública y la Tesorería de la Seguridad Social”, señala Guillermo Moreno.

Además, se pusieron sobre la mesa las estimaciones que apuntan a que aproximadamente el 20% de los 46.000 talleres que opera en España es ilegal, es decir, más de 9.000. Por ello, Moreno insiste en la incidencia que tiene la competencia desleal en la actividad del taller. “Ha caído más de un 20% debido a que, en muchos casos, aboca a talleres legales al cierre porque no pueden competir, ya que se estima que los precios que aplican estos talleres ilegales son de media un 30% inferior”. El responsable destaca que no pagan impuestos, ni cotizaciones sociales, ni aplican el 21% del IVA y por lo tanto, no lo ingresan en el erario público”.

Asimismo, la patronal hizo hincapié, una vez más, en que este panorama impide el derecho del usuario a la garantía de la reparación, provoca riesgos para la seguridad vial por la dudosa calidad de las reparaciones y de los materiales y recambios utilizados, pone en peligro el medio ambiente al desconocerse el destino de los residuos tóxicos que genera este tipo de establecimientos y, por supuesto, desemboca en un fraude fiscal. En este sentido, Cetraa ha manifestado que este asunto "ha dejado de ser exclusivamente empresarial para convertirse en una lacra para la sociedad".

La Confederación ha instado a la Agencia Tributaria a estudiar y establecer vías de colaboración que contribuyan a minimizar el impacto de la economía sumergida en el sector de los talleres de reparación de vehículos. Para ello, solicita que por parte de la Administración se extreme la vigilancia y adopte las medidas necesarias para la erradicación de estas actividades. Para luchar contra el intrusismo en el sector, la patronal pone a disposición de los ciudadanos la Sala de Denuncia de su página web, donde el pasado año se registraron más de 1500 denuncias.