Agentes de la Policía Local de Palma procedieron, el pasado 19 de junio, a la vigilancia y seguimiento de mecánicos africanos que se dedicaban a la reparación de vehículos en plena calle sin ningún tipo de garantía ni de licencia. En esta ocasión, cuando uno de los trabajadores se percató de la presencia policial se dio a la fuga a la carrera. Finalmente, los policías consiguieron incautar un vehículo utilizado como almacén de herramientas y levantar las pertinentes actas al titular del vehículo, por ejercer una actividad sin licencia y utilizar el vehículo como taller.

Esta operación es la continuación del Operación Cerrojo, practicada el pasado mes de abril de 2018, cuando más de una decena de agentes de la Policía Local de Palma desmantelaron una red de talleres ilegales móviles que operaban en el polígono de Son Castelló, informa Última Hora.

Ante las quejas de los comerciantes de la zona, la Jefatura de la Policía Local de Palma inició una exhaustiva investigación. Agentes de paisano observaron la presencia ilegal de talleres móviles que prestaban sus servicios de manera irregular en la vía pública. Un grupo de individuos se dedicaban a desarrollar trabajos de mecánica en general y reparación de vehículos de particulares, a cambio de una cantidad de dinero muy inferior a la de los talleres convencionales.

A los agentes responsables del caso les llamó la atención que los infractores usaban otros turismos como depósitos o almacén de herramientas, piezas de recambio y otros utensilios para realizar la citada actividad. Cuando los policías de paisano de la Patrulla Verde detectaron un mayor movimiento en la zona, activaron el operativo y unidades uniformadas accedieron a la zona, cortaron las calles y realizaron un “cerrojo” para evitar que mecánicos ilegales y clientes pudieran abandonar el lugar.

Los agentes sorprendieron a los “trabajadores” y a los clientes arreglando vehículos en plena calle. La Policía Local levantó siete denuncias de vehículos por carecer de seguro, retiró un total de siete coches, entre ellos, los talleres ilegales móviles, levantaron cuatro actas por reparar vehículos en vía pública, dos actas por ensuciarla y un acta por tenencia de drogas tóxicas.

Además, los policías realizaron un informe judicial de actividad clandestina y levantaron actas por actividad itinerante sin licencia. Con esta operación, se da por desmantelada la red de talleres ilegales que operaba en Son Castelló.