La Asociación de Talleres de Madrid ha dado a conocer las primeras conclusiones de la encuesta que ha efectuado entre los 133 talleres afectados, asociados y no asociados, sobre las restricciones en el acceso a Madrid Central a partir del 23 de noviembre. Asetra ha trasladado al Ayuntamiento los riesgos que implican las restricciones de acceso para los talleres y ha solicitado trabajar conjuntamente en la puesta en marcha de medidas extraordinarias para ayudar al sector.

Desde la entidad piden de nuevo la colaboración de los talleres para aportar ante los responsables municipales una completa información específica sobre las previsibles consecuencias de “Madrid Central” en el sector con el objetivo de lograr una mejor defensa del mismo.

De los 133 talleres afectados, menos del 20% ha aportado datos a Asetra. “Las experiencias y los puntos de vista de las empresas individuales son imprescindibles para que Asetra pueda actuar en defensa de los talleres”. Además, la asociación es consciente de que la experiencia de Madrid será tomada como referencia por otros municipios de España.

La autoridad municipal ha anunciado que a los de talleres de reparación de vehículos se les dará un tratamiento especial y con condiciones todavía por definir. “Por eso es importante que Asetra pueda adelantarse y aportar datos para intentar negociar un marco adecuado a las necesidades de los servicios de reparación y mantenimiento de vehículos”, aseguran sus responsables.

Dentro de los resultados obtenidos en las respuestas recibidas hasta la fecha, la asociación madrileña destaca las siguientes preocupaciones:

  • Temor a un descenso de clientes que preferirán reparar en otros talleres no ubicados en el centro de la capital.
  • Preocupación por la dificultad de acceso de los repartidores de recambios, cuyo suministro inmediato y ágil es primordial para prestar servicio competitivo a los usuarios de automóviles.
  • Inquietud por la dificultad de acceso de las grúas pues suelen ser vehículos sin etiqueta. Se corre el riesgo de que las aseguradoras desvíen sus vehículos a otros talleres que no presenten estos problemas de acceso, con la consiguiente pérdida de trabajo y, por tanto, beneficios económicos para el taller.
  • Incertidumbre por el límite en las autorizaciones de acceso de los vehículos de los clientes, su cantidad y la complejidad del proceso burocrático que impliquen.
  • Preocupación especial por la influencia de las medidas en el sector de las motocicletas. Los talleres que han contestado aseguran que la cantidad de vehículos de este tipo con distintivo ambiental es muy pequeña.